R.D. Congo: la lava del volcán Nyiragongo se detuvo a las puertas de la ciudad de Goma

El frente de lava ardiente de una erupción del monte Nyiragongo fluyó a través de un distrito residencial el 23 de mayo de 2021 en Goma, en la República Democrática del Congo.
El frente de lava ardiente de una erupción del monte Nyiragongo fluyó a través de un distrito residencial el 23 de mayo de 2021 en Goma, en la República Democrática del Congo. © Guerchom Ndebo / AFP

Los habitantes de Goma han iniciado el regreso a sus casas. El flujo de lava que descendió del volcán Nyiragongo, en el este de la República Democrática del Congo, se detuvo. Los daños colaterales de la erupción dejaron cinco víctimas mortales, sin embargo, la ciudad se salvó.

Anuncios

La erupción del volcán dejó cinco personas fallecidas en un accidente de tráfico, huían por la carretera que une Sake con Goma, según confirmó en declaraciones a medios de comunicación locales el gobernador militar de Kivu del Norte, Constant Ndima.

"La lava se detuvo cerca de Buhene, en las afueras de Goma, (...) la ciudad se salvó", comentó el gobernador militar de la región.

Fuego y vapores fuertes emanaban del frente rocoso, aún candente. Varias casas fueron devoradas por la lava. Montones de láminas de metal a medio fundir aparecieron a lo largo de la roca todavía fundida en algunos lugares, extendiéndose hasta donde alcanzaba la vista.

Esta composición, que arrasó lo que encontró a su paso, detuvo su progresión a unos cientos de metros del aeropuerto de Goma. Los aviones fueron evacuados durante la noche y se cancelaron todos los vuelos del día, confirmó una fuente del aeropuerto.

Residentes caminan a través del humo de la lava humeante que salió del volcán Nyiragongo, en Goma, República Democrática del Congo, el 23 de mayo de 2021.
Residentes caminan a través del humo de la lava humeante que salió del volcán Nyiragongo, en Goma, República Democrática del Congo, el 23 de mayo de 2021. Moses Sawasawa AFP

El volcán Nyiragongo, cuyas majestuosas laderas dominan Goma y el lago Kivu, entró en erupción el sábado por la noche, tomando por sorpresa a los habitantes y a las autoridades y los obligó a evacuar de urgencia la ciudad.

Esta repentina actividad volcánica provocó inmediatamente el temor de la población. "El cielo se puso rojo", dijo un residente, testificando "llamas gigantes que salían de la montaña", mientras el olor a azufre se extendía por la ciudad.

Regreso a la calma tras la erupción del Nyiragongo

Decenas de miles de personas huyeron al cercano puesto fronterizo con Ruanda, al sur de Goma y al suroeste de la ciudad, hacia la región de Masisi. En Ruanda, la recepción de miles de personas se llevó a cabo de forma pacífica, canalizada y organizada por las autoridades.

"Actualmente, los ciudadanos de la República Democrática del Congo que habían encontrado refugio en Ruanda tras la erupción del Nyiragongo continúan regresando a su país", dijo en Twitter el domingo por la mañana la Agencia de Radiodifusión de Ruanda (RBA).

Residentes cerca de estructuras destruidas y cenizas humeantes en Goma, en el este de la República Democrática del Congo, el 23 de mayo de 2021, luego de la erupción del monte Nyiragongo.
Residentes cerca de estructuras destruidas y cenizas humeantes en Goma, en el este de la República Democrática del Congo, el 23 de mayo de 2021, luego de la erupción del monte Nyiragongo. © Moses Sawasaw / AFP

El sábado por la noche, se observaron dos flujos de lava, uno descendiendo hacia el este, en áreas habitadas -pero no urbanas- en dirección a la cercana frontera con Ruanda. El otro se hundió lentamente hacia el sur, para llegar al límite de Goma en la noche. Varios pueblos pequeños fueron devorados.

Tom Peyre-Costa, un portavoz regional para África Central y Occidental del Consejo de Refugiados Noruego aseguró a las agencias que han quedado destruidas áreas de las afueras de Goma, cuyos habitantes "tendrán que ser reubicados".

La gran erupción anterior de Nyiragongo ocurrió el 17 de enero de 2002. Mató a más de 100 personas, la lava cubrió casi toda la parte oriental de Goma, incluida la mitad de la pista del aeropuerto. 

Cientos de espectadores se acercaron al frente de lava que se extendía hasta donde alcanzaba la vista, tomando fotografías con sus teléfonos celulares en el proceso. Los más atrevidos dieron unos pasos sobre la roca aún humeante.

Como en su huida del día anterior, los habitantes de la ciudad regresaron con sus efectos personales y bultos en sus cabezas.

En la carretera al suroeste de la ciudad en dirección a la localidad de Saké, hacia la región de Masisi, donde miles de personas dormían en el suelo o en los coches al costado de la carretera, muchos prefirieron esperar allí antes que regresar a Goma. "No estamos convencidos de que en un día sea el final de la erupción, así que esperamos", explicó un ciudadano.

Con EFE y AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24