Consternación por el asesinato de tres cooperantes de Médicos Sin Fronteras en Etiopía

Imagen de archivo. Bandera de médicos sin fronteras en Liberia, 2014.
Imagen de archivo. Bandera de médicos sin fronteras en Liberia, 2014. © AFP

El ataque se cobró la vida de una cooperante española y dos etíopes. Todavía se desconoce la autoría del asalto, que sucedió en la convulsa región del Tigray, donde el conflicto abierto entre fuerzas rebeldes y el Ejército etíope dificulta el acceso a la salud a la mayoría de civiles.

Anuncios

"Hoy estamos de luto tras recibir la confirmación del fallecimiento de tres de nuestros compañeros que trabajaban en Tigray". La jefa de comunicaciones de Médicos Sin Fronteras (MSF) para África del Este, Sophie Madden, comunicó así la muerte de tres integrantes de la organización en Tigray, una región en el norte de Etiopía que vive una dura guerra desde el pasado mes de noviembre. 

Una de las víctimas, María Hernández, es de nacionalidad española, mientras que los otros dos fallecidos son etíopes, Yohannes Halefon Reda y Tedros Gebremariam Gebremichael. 

MSF aseguró que la organización perdió contacto con el equipo el jueves por la tarde, mientras los trabajadores se estaban desplazando. 

"Esta mañana, el vehículo fue encontrado vacío y, a pocos metros de distancia, sus cuerpos sin vida", informó Madden. MSF condenó en "los términos más enérgicos posibles" el "brutal asesinato" de los tres cooperantes. No hay noticias sobre la autoría del ataque. 

María Hernández, de 35 años, era coordinadora de emergencias en la región. Yohannes, de 31 años, era el coordinador asistente y Tedros, también de 31 años, era el conductor. Los tres se encontraban "brindando asistencia a la gente y es impensable que pagaran con sus vidas por este trabajo", lamentó MSF. 

El conflicto en Tigray deja miles de muertos

La región etíope del Tigray está sumida en un duro conflicto armado desde el pasado 4 de noviembre, cuando el Gobierno central etíope atacó al Frente Popular de Liberación de Tigray (FPLT), el partido que gobernaba en el territorio. 

Ese ataque, desencadenado por una presunta agresión de grupos armados del Tigray a una base militar del Ejército etíope, se convirtió en un conflicto que ha dejado a miles de personas muertas, cerca de dos millones de desplazados internos y 75.000 personas desplazadas a Sudán, país vecino. 

Solo ayer, 24 de junio, un ataque aéreo del Ejército etíope en la región dejó 51 muertos y una treintena de personas desaparecidas. Autoridades sanitarias de la región aseguran que eran civiles, mientras que la armada asegura que se trataba de combatientes. 

Este mismo jueves, el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, de nacionalidad etíope, se refirió al ataque y tachó de "inaceptable" las muertes de civiles, "de la misma manera que es inaceptable negarles acceso a los cuidados inmediatos". 

Ghebreyesus denunció varios bloqueos que impedían el acceso de ambulancias a la población herida. 

Con EFE, Reuters y AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24