Saltar al contenido principal

Tercer día de protestas antigubernamentales en Túnez deja más de 500 personas detenidas

Manifestantes se tomaron las calles de las ciudades tunecinas en la noche pese a la presencia del ejército
Manifestantes se tomaron las calles de las ciudades tunecinas en la noche pese a la presencia del ejército Zoubeir Souissi / Reuters

Los tunecinos no dan tregua en las calles en donde se manifiestan en contra de las políticas de austeridad que impulsó el gobierno que provocó el aumento de los precios en los productos básicos y en los impuestos.

Anuncios

Más de 500 manifestantes han sido arrestados durante las protestas que ya completan tres noches tras el despliegue del ejército que hizo presencia en las calles para mitigar las protestas en las que algunos manifestantes incendiaron un cuartel general de seguridad nacional muy cerca de la frontera común de Túnez con Argelia.

Los hechos hacen recordar a los ocurridos hace siete años, cuando los ciudadanos cansados de un gobierno autócrata perpetuado en el poder liderado por Zine El-Abidine Ben Ali, se manifestaron masivamente en las calles, sembrando la semilla de la Primera Árabe que llevó a la caída del gobierno y a un cambio radical en la política de ese país del norte de África.

El gobierno de unidad de Túnez que está conformado por islamistas, partidos seculares e independientes, afirmó que las manifestaciones eran impulsadas por diferentes sectores de la oposición para fomentar la división nacional, la incertidumbre y la inestabilidad.

A su turno la oposición tunecina, liderada por el partido Frente Popular, en respuesta convocó a una gran propuesta en la capital el próximo fin de semana que coincide con el séptimo aniversario de la salida del poder de Ben Ali y el inicio de la Revolución Tunecina en el marco de la Primavera Árabe que luego se extendió a Libia, Egipto, entre otros.

André Grimblatt analiza la situación en Túnez

Descontento en la población tunecina

Las protestas antigubernamentales se han incrementado y extendido a casi todo el territorio de este pequeño país del norte de África 163.610 Km², en contra del aumento de los precios de los productos básicos, los impuestos para reducir el déficit para cumplir con sus obligaciones financieras internacionales, lo que ha generado descontento en la población.

“Esperábamos que las cosas mejoraran después de que Ben Ali fuera derrocado, pero parece que después de siete años de la revolución, le daremos nuestros salarios cada mes al primer ministro Chahed para que los gaste", dijo un asistente a las manifestaciones que sólo dijo llamarse Mohamed.

Siete años después de la caída de Ben Ali el país vivió una época de inestabilidad que ha caracterizado su transición hacia la democracia con nueve gobiernos que no han podido aplacar los problemas económicos y el déficit, pese a tener una fuerte industria turística y ser considerado como el único país con una historia de éxito democrático en el mundo árabe.

Los hechos del 2001 y dos atentados terroristas en 2015 perpetrados por yihadistas generaron incertidumbre y llevaron a una reducción de la inversión extranjera y en la industria turística, esta última representa el 8 por ciento de la actividad económica de Túnez.

De acuerdo a cifras oficiales, el desempleo nacional llega 15 por ciento en las zonas urbanas y es considerablemente más alto en zonas rurales o zonas marginadas. Por su parte la inflación llegó al 6.4 por ciento al cierre del 2017, la cifra más alta desde julio del 2014.

Con EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.