Saltar al contenido principal

Extrema ola de calor provoca incendios forestales en Australia

Bomberos intentan apagar un incendio en una residencia de un suburbio de la ciudad de Melbourne
Bomberos intentan apagar un incendio en una residencia de un suburbio de la ciudad de Melbourne Reuters

Las altas temperaturas provocadas por el verano en el hemisferio sur han llegado a los 45°C en la sombra, que sumadas al viento seco y ausencia de lluvias han causado incendios forestales en diferentes regiones de la isla.

Anuncios

Los estados de Nueva Gales del Sur, Australia del Sur y Victoria en el sur y este del país son hasta ahora los más afectados por una intensa ola de calor, fenómeno ocasional de la temporada de verano que ha provocado emergencias en diferentes localidades como Penrith y Richmond cerca a Sídney en donde la temperatura llegó a los 45°C.

De las grandes ciudades, Melbourne, capital del estado de Victoria es tal vez la más afectada, allí la temperatura ha llegado a los 40°C, siendo la capital estatal más cálida de este verano. No muy lejos de allí, en Avalon, los ciudadanos han padecido con los 43.7°C registrados en las últimas horas.

En Melbourne el calor intenso, el viento seco y la ausencia de lluvias han provocado cerca de 50 incendios forestales en los suburbios de la ciudad. “Los focos de llamas han destruido edificaciones y unas 400 viviendas están sin suministro de electricidad”, afirmó Craig Lapsley, Comisionado de Gestión de Emergencias del Estado de Victoria.

Así mismo, las autoridades pidieron a algunos de los residentes permanecer en sus viviendas, dado que algunas carreteras están cerca a los focos de las llamas y una posible evacuación a través de ellas podría resultar riesgoso para los ciudadanos.

 

Los pronósticos anuncian altas temperaturas

La ola de calor permanecerá ensañada con el sureste de Australia por varios días más, lo que podría ocasionar más incendios y los llamados “golpes de calor” en los habitantes que resultan afectados por las altas temperaturas.

Sídney, la ciudad más grande e importante del país espera que el fin de semana el termómetro marque los 37.5°, por lo que las autoridades ya comenzaron a tomar las medidas necesarias para mitigar los efectos en la ciudadanía, a quienes pidieron permanecer en lugares frescos y mantenerse hidratados.

Por su parte, Melbourne podrá tener un respiro para el inicio de la semana cuando el mercurio marque sólo 22°C gracias a leves precipitaciones que refrescarán el ambiente, para luego dar paso a una remontada de las temperaturas que podrían llegar hasta los 35 grados centígrados.

Todo el territorio australiano se encuentra bajo alerta incluso los estados de Australia Occidental, Queensland y el Territorio del Norte que han sido menos afectados por la ola de calor, aún asu han activado sus protocolos de seguridad para dar atención a sus ciudadanos.

Con Reuters

 

 

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.