Reino Unido - Brexit

May cree que es posible conseguir una concesión de la Unión Europea para blindar el Brexit

Theresa May, primera ministra británica, en la Cumbre de líderes de la Unión Europea en Bruselas, el 14 de diciembre de 2018.
Theresa May, primera ministra británica, en la Cumbre de líderes de la Unión Europea en Bruselas, el 14 de diciembre de 2018. Piroschka Van De Wouw / Reuters

Aunque los líderes de la UE insisten en no volver a abrir el acuerdo del Brexit para la renegociación, May continuará insistiendo en buscar mayor seguridad jurídica para enfrentar la oposición del parlamento británico.

Anuncios

Después de sobrevivir a la moción de censura, la primera ministra británica Theresa May viajó a Bruselas para enfrentarse a los líderes de la UE, pero los diplomáticos rechazaron con severidad algún tipo de concesión en el acuerdo Brexit.

Aunque May había pedido algunas enmiendas jurídicas al acuerdo del Brexit, varios dirigentes políticos de la UE como el primer ministro holandés, Mark Rutte, el presidente francés, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel, aseguraron a la prensa internacional que era imposible renegociar el divorcio del Reino Unido después de un año de negociaciones.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, aseguró anteriormente que el bloque no renegociará el acuerdo, pero esta vez la cumbre buscará formas de ayudar a May a impulsar el procedimiento de retirada a través del Parlamento, que probablemente será votado en algún momento antes del 21 de enero.

Por su parte, la primera ministra británica le informó a la prensa que las discusiones con sus compañeros de la UE se mantienen debido a que hay puntos aún por organizar: "en esta reunión del consejo mantuve una serie de discusiones con mis compañeros líderes sobre el acuerdo con Brexit y fui muy clara acerca de las garantías que se necesitan en el respaldo al escuchar los puntos de vista de los parlamentarios en la Cámara de los Comunes. Reiteré que a la UE y al Reino Unido les interesa que esto se haga realidad. Un Brexit desordenado no sería bueno para nadie”.

También May contó que el Parlamento británico pidió mayor seguridad jurídica para aprobar el acuerdo del Brexit y es optimista en que esto se pueda lograr: "los miembros del Parlamento requerirán más garantías y he discutido esto esta mañana con mis socios de la UE, incluidos los presidentes Tusk, Juncker y otros. Observo que ha habido informes de que la UE no está dispuesta a considerar más aclaraciones… pero mis discusiones con los colegas de hoy han demostrado que una aclaración y una discusión adicionales después de las conclusiones del consejo son, de hecho, posibles".

Theresa May, contra el tiempo para salvar el divorcio

El tiempo se ha convertido en un factor perjudicial en contra de May. Los líderes de la Cámara han dicho que el Parlamento británico no tolerará un mal divorcio entre el Reino Unido y la UE el próximo 29 de marzo. El principal obstáculo sigue siendo cómo evitar una "frontera dura" entre Irlanda e Irlanda del Norte, ya que los límites fronterizos obstaculizarían los negocios, el flujo de productos, la circulación libre de ciudadanos y el mismo proceso de paz firmado entre los gobiernos británico e irlandés en 1998. Sin embargo, Europa asegura que este tema le corresponde solucionarlo a Reino Unido.

Sin embargo, May es positiva y continuará discutiendo el tema con los líderes de la UE antes de someter a votación el acuerdo Brexit en el Parlamento Británico. Así lo explicó la primera ministra: "todavía hay trabajo por hacer y estaremos manteniendo conversaciones en los próximos días sobre cómo obtener las garantías adicionales que necesita el Parlamento del Reino Unido para poder aprobar el acuerdo. Lo digo de nuevo: es para el mayor interés de todos".

El hecho de que May no haya logrado obtener garantías jurídicamente vinculantes de la UE sobre su acuerdo para abandonar el bloque fue presentado como una "humillación" por parte de sus opositores.

Más temprano, al inicio de la Cumbre de la UE con los 27 líderes, se conoció un video en donde May parecía ansiosa por hacerle un comentario a Juncker, presidente de la Comisión Europea, antes de iniciar la sesión. Lo que dijeron no fue audible, pero las imágenes mostraban a May repitiéndole una información mientras el exprimer ministro de Luxemburgo la tomaba del brazo y negaba con su cabeza. Luego, se ve cómo Juncker levanta su mano en un aparente esfuerzo por calmarla hasta que el primer ministro holandés los interrumpe.

Mientras el reloj sigue avanzando, El Reino Unido espera un "avance inmediato" en el acuerdo Brexit en la cumbre de Bruselas, ya que los parlamentarios decidirán sobre este asunto antes del 21 de enero y la fecha de salida de los británicos de la UE está a solo tres meses.

Con Reuters y AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24