Saltar al contenido principal

Los enfrentamientos en Yemen amenazan con agravar la crisis humanitaria

Personas observan vehículos dañados en una calle donde los combatientes hutíes se enfrentaron recientemente con las fuerzas del expresidente de Yemen, Alí Abdalá Saleh, en Saná, el 5 de noviembre de 2017.
Personas observan vehículos dañados en una calle donde los combatientes hutíes se enfrentaron recientemente con las fuerzas del expresidente de Yemen, Alí Abdalá Saleh, en Saná, el 5 de noviembre de 2017. Khaled Abdullah, Reuters

Tras casi tres años de lucha interna, la situación llegó a un punto de quiebre con el asesinato del expresidente Ali Abdalá Saleh. La ONU pidió una “pausa humanitaria” en ese país, donde un niño muere cada diez minutos por desnutrición.

Anuncios

Yemen se encuentra en un laberinto que no parece tener salida. Los enfrentamientos internos sumaron un nuevo capítulo con la ruptura entre los rebeldes hutíes y las fuerzas del expresidente Ali Abdalá Saleh, que fue asesinado el 4 de noviembre a modo de represalia por parte de los militantes chiitas.

Los combates en la capital Saná y otras regiones convirtieron a Yemen en una zona de guerra y dificultan aún más la llegada de asistencia al empobrecido país asiático, que desde hace un mes sufre un bloqueo de los accesos terrestres, marítimos y aéreos de entrada al país, implementado por la coalición liderada por Arabia Saudita.

A través de un comunicado, el coordinador humanitario de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para Yemen, Jamie McGoldrick, solicitó a las partes involucradas en el conflicto en Yemen que realicen una tregua de seis horas para permitir la asistencia a la población.

Según denunció el funcionario, “las calles de Saná se han convertido en campos de batalla, la población está atrapada en sus hogares y no tiene acceso a la ayuda humanitaria, ante la escalada de enfrentamientos sufrida estos últimos días”.

El representante de la ONU señaló que la gente no puede “salir en busca de seguridad o de cuidados médicos, ni para acceder a suministros básicos como comida, combustible y agua potable”.

Por ese motivo, McGoldrick pidió un cese en los enfrentamientos para este 5 de noviembre, entre las 10 a. m. y las 4 p. m. (hora local), lo cual permitiría a la población abandonar sus viviendas y acudir a los lugares de asistencia. Sin embargo, no hubo pronunciamientos acerca de si esa solicitud sería aceptada.

Mientras tanto, según la ONU, Yemen corre riesgo de caer en la peor hambruna que se haya visto en el mundo en décadas si Arabia Saudita no cede en el cerco impuesto al país, ahora agravado por la crítica situación civil.

De acuerdo a los datos de Naciones Unidas, cerca de 400 mil niños yemeníes sufren malnutrición aguda y tienen un elevado riesgo de muerte. En ese país asiático, un niño muere cada diez minutos por desnutrición.

Asimismo, si no se permite el acceso a la ayuda humanitaria, la ONU advierte que más de ocho millones de personas podrían morir de hambre y once millones podrían quedarse sin agua potable en un país que también sufre una epidemia de cólera, la cual ya afectó a un millón de personas y dejó al menos 2.200 muertos.

En medio de los enfrentamientos, McGoldrick alertó que los trabajadores humanitarios no pueden llevar a cabo tareas para “salvar vidas”, a la vez que reciben “llamadas desesperadas” de gente atrapada en sus casas a raíz de los combates.

En ese sentido, el coordinador de la ONU recordó que “los ataques deliberados contra los civiles, incluidos el personal sanitario y humanitario, y contra las infraestructuras médicas y civiles son una violación clara de la ley internacional humanitaria y pueden constituir un crimen de guerra”.

ONU asegura que hubo “calma” en Saná por primera vez en cinco días

Este 5 de noviembre, McGoldrick destacó que, en la mañana, la capital permaneció “en calma” tras registrarse 25 bombardeos aéreos durante la noche.

Esta momentánea tranquilidad permitió que algunas personas se aventuraran a salir de sus casas tras estar encerradas durante los últimos cinco días de enfrentamientos.

Además, recalcó que algunos vuelos de la ONU y la Cruz Roja Internacional pudieron aterrizar en Saná en las primeras horas del día.

En tanto, la Cruz Roja Internacional advirtió que al menos 234 personas murieron por los combates de los últimos días en Yemen.

Por su parte, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, designó a un grupo de expertos con el objetivo de investigar las “graves violaciones a los derechos humanos cometidas” en el país “en un contexto de agravamiento de la crisis humanitaria y de justicia y reparación para las víctimas”.

Los miembros del cuerpo son Kamel Jendoubi (Túnez), que ejercerá como presidente, Charles Garraway (Reino Unido) y Melissa Parke (Australia). Este grupo deberá evaluar la situación y presentará un exhaustivo informe en septiembre de 2018.

“Durante tres años, la gente de Yemen ha sido sometida a muerte, destrucción y desesperación. Es esencial que quienes han infligido tales violaciones y abusos rindan cuentas”, destacó Al Hussein.

Con EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.