Saltar al contenido principal

Donald Trump comunicó a líderes de Medio Oriente su intención de mudar la embajada estadounidense a Jerusalén

Gente camina en los alrededores de la Embajada de Estados Unidos en Tel Aviv, Israel, el 5 de diciembre de 2017.
Gente camina en los alrededores de la Embajada de Estados Unidos en Tel Aviv, Israel, el 5 de diciembre de 2017. Amir Cohen / Reuters

Los jefes de Estado de Palestina, Jordania y Egipto confirmaron que el presidente estadounidense los llamó para informarles sobre su decisión de trasladar la oficina diplomática de Estados Unidos en Israel de Tel Aviv a Jerusalén.

Anuncios

A través de sus áreas de comunicación, el presidente de Palestina, Mahmud Abás, el rey de Jordania, Abdalá II, y el mandatario de Egipto, Abdel Fattah al-Sisi, confirmaron que Trump les contó su iniciativa, aunque en ninguna de esas declaraciones se especifica cuándo se produciría el traslado.

Funcionarios de alto rango de Estados Unidos citados por la agencia Reuters señalaron que es probable –aunque aún no hay decisiones tomadas- que Trump reconozca a Jerusalén como capital de Israel, mientras se acoge a la enmienda para aplazar por seis meses más la firma del decreto de 1995 para hacer efectivo el traslado de la embajada desde Tel Aviv, movimiento que repitieron periódicamente sus antecesores Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama.

El respaldo de Estados Unidos al reclamo de Israel rompería con una histórica postura de Estados Unidos, que se mantuvo ajena a la discusión y sostenía que el estatus de esa ciudad debía ser definido a través de negociaciones entre Israel y Palestina.

Cabe recordar que Palestina reclama que Jerusalén Este sea la capital de su futuro estado, mientras que la comunidad internacional no reconoce la soberanía israelí sobre toda la ciudad. La parte oriental de la urbe está ocupada por Israel desde la Guerra de los Seis Días, de 1967, y fue anexionada en 1980 en una decisión unilateral israelí.

El primer Estado en dar a conocer la comunicación fue Palestina. El vocero presidencial, Nabil Abu Rudeina, contó que el presidente Abás le advirtió a Trump sobre las “peligrosas consecuencias que tal decisión tendría para el proceso de paz y para la seguridad y la estabilidad de la región y del mundo”.

“El presidente reafirma nuestra firme posición de que no hay ningún Estado palestino sin Jerusalén Oriental como su capital, de acuerdo con las resoluciones de legitimidad internacional y a la iniciativa de paz árabe”, comunicó el portavoz.

Además, Abu Rudeina añadió que Abás “continuará sus contactos con líderes mundiales para evitar esta acción inaceptable”. Este fin de semana, el mandatario palestino se comunicó con los mandatarios de Egipto, Jordania, Catar y Francia para buscar respaldo luego de que trascendiera a través de medios estadounidenses la intención de Trump de mudar la embajada a Jerusalén.

Horas después, el vocero presidencial palestino agregó que Abás urgió “al Papa Francisco y a los líderes de Rusia, Francia y Jordania para que intervengan ante el plan del presidente estadounidense”.

Por su parte, desde el Palacio del Kremlin señalaron que el presidente ruso Vladimir Putin se contactó con Abás para transmitirle su apoyo a la reanudación del diálogo entre las autoridades israelíes y palestinas, incluyendo el debate sobre el estatus de Jerusalén.

Por otro lado, en una declaración oficial, el Palacio Real de Jordania señaló que el rey Abdalá II le advirtió a Trump en su comunicación telefónica que la decisión de mudar la embajada de Tel Aviv a Jerusalén tendría “repercusiones peligrosas en la estabilidad y seguridad de la región” y obstaculizaría los esfuerzos de Estados Unidos para reanudar las conversaciones de paz árabe-israelíes. También consideró que incrementaría las tensiones entre musulmanes y cristianos.

Desde el Palacio Real también confirmaron que el monarca llamó a Abás para decirle que deben trabajar juntos para “enfrentar las consecuencias” de la posible decisión de Trump.

En tanto, un comunicado del gobierno de Egipto especificó que el mandatario Abdel Fattah al-Sisi le dijo a Trump que no hay necesidad de “complicar” la situación en Medio Oriente y advirtió que no tome medidas “que socaven las posibilidades de paz” en la región.

“El presidente egipcio afirmó la posición de Egipto sobre la preservación del estatus legal de Jerusalén en el marco de referencias internacionales y resoluciones relevantes de la ONU”, detalló el escrito.

Irak, Turquía y la Liga Árabe repudiaron el posible traslado de la embajada

Las advertencias de los líderes consultados por Trump se suman a las que previamente habían realizado representantes de diversos países.

Por caso, este 5 de noviembre, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, amenazó con, incluso, cortar relaciones con Israel en caso que Estados Unidos reconociera a Jerusalén. En una reunión parlamentaria de su partido AK, el mandatario turco advirtió a Trump que esa ciudad “es una línea roja para los musulmanes”.

“Esto puede ir tan lejos como para cortar los lazos de Turquía con Israel. Estoy advirtiendo a Estados Unidos que no dé ese paso que profundizará los problemas en la región”, sostuvo Erdogan.

Por su parte, al enterarse de la comunicación de Trump a los líderes de Medio Oriente, el primer ministro iraquí, Haider al-Abadi, alertó que la decisión de trasladar la embajada estadounidense a Jerusalén afectaría negativamente a la estabilidad de la región.

“El gobierno iraquí recibió esta noticia con la mayor preocupación y advierte sobre las ramificaciones de esta decisión sobre la estabilidad de la región y el mundo”, dijo el gabinete iraquí en un comunicado.

Más temprano, el secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Aboul Gheit, aseveró que Estados Unidos no debería tomar ninguna medida que altere el estatus legal y político de Jerusalén, según informó la agencia estatal de noticias egipcia MENA.

Para el líder árabe, la posible mudanza de la embajada estadounidense sería “una medida peligrosa que tendría repercusiones” en toda la región.

Asimismo, el miembro de la Organización para la Liberación de Palestina y asesor del presidente Abás, Nabil Shaath, había alertado sobre la “violencia horrible” que podría acarrear la decisión de Trump. Arabia Saudita y la Unión Europea también lanzaron advertencias similares, de modo informal.

Con Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.