Saltar al contenido principal

Los pasteleros advierten que el aumento de los precios de la mantequilla amenaza al croissant

Archivo de una foto con una tanda de croissant en el Instituto Nacional Francés de Repostería en la ciudad de Ruan en mayo de 2016.
Archivo de una foto con una tanda de croissant en el Instituto Nacional Francés de Repostería en la ciudad de Ruan en mayo de 2016. Charly Triballeau, AFP

En medio del malestar por parte de los granjeros por el precio de la leche, los panaderos y reposteros de Francia aseguran que el elevado costo de la mantequilla podría matar al croissant.

Anuncios

Crujiente, con forma de media luna y amado por los franceses. Ese es el croissant, un pan que pronto podría ser demasiado caro para hornear, según advierten los panaderos del país.

Hasta mayo, el precio de la mantequilla se había elevado un sorprendente 92%, algo que ha llevado a las industrias a alertar que el sector se enfrenta a un déficit económico “insostenible” para hacer croissant.

“Desafortunadamente la situación se va a deteriorar en las próximas semanas con un alto riesgo de que se acabe la mantequilla”, afirma en un comunicado Fabien Castanier, secretario general de la Federación de Reposteros Franceses.

Matthieu Labbe, portavoz de los panaderos, también advierte del peligro de la escasez de mantequilla “para cuando acabe el año”, si no se toman cartas en el asunto.

El aumento del precio de la mantequilla se debe a la caída en la producción de leche en Europa, especialmente en Francia, en conjunto con una subida de la demanda tanto en los mercados domésticos como internacionales.

Las industrias dicen que los supermercados, cafés y restaurantes tendrá que aumentar los costos “rápidamente” y “considerablemente” para mantener el ritmo con la pronunciada escalada en el valor de la mantequilla, un ingrediente que representa hasta una cuarta parte del croissant, el brioche y otros productos.

“Un mejor reparto”

La crisis del croissant irónicamente coincide con la protesta de los productores de leche franceses por una merma de los ingresos.

Los granjeros bloquearon plantas de procesado y en algunos casos arrojaron estiércol a las afueras de estos edificios el martes al occidente de Francia, para llamar la atención.

“Han estado enfrentado una crisis durante los últimos 30 meses y el precio que obtienen por la leche no cubre sus costos de producción”, asegura Christian Lamber, presidenta del poderoso sindicato de granjeros francés FNSEA.

“Pedimos un incremento de entre 30 y 40 euros por 1.000 litros de leche”, dice Florian Salmon, que representa a los productores de leche en la región de Iles-et-Vilaine al occidente del territorio galo. Cuenta que los granjeros ganan alrededor de 365 dólares por cada 1.000 litros de leche.

Desde el sector lácteo también piden a los supermercados que hagan más para resolver esta crisis.

“Queremos que repartan mejor los beneficios para que todo el mundo gane, las tiendas, las procesadoras de leche, pero también los granjeros que siempre están al final. Eso dijo a AFP Régis Louazion, un campesino que se unió a la protesta en la ciudad de Rennes.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.