Hay riesgo de "radicalización" de los musulmanes rohinyás en Birmania

Anuncios

Rangún (AFP)

Una comisión internacional dirigida por el exsecretario general de la ONU Kofi Annan pidió este jueves a Birmania dar más derechos a la minoría musulmana de los rohinyás, pues en caso contrario ésta puede "radicalizarse".

"A menos de que se hallen rápidamente soluciones, hay un riesgo verdadero de radicalización en el seno de las dos comunidades" musulmana y budista, destaca el informe de esta inédita comisión formada en 2016 a solicitud de la ministra de Exteriores birmana, Aung San Suu Kyi.

Tras haberse reunido con la exopositora el jueves por la mañana, Kofi Annan habló de la situación durante la presentación del informe en Rangún: "No hay tiempo que perder, la situación del estado de Rakáin es cada vez más inestable", declaró.

Sangrientos disturbios estallaron en los últimos años en esta región del oeste de Birmania, de mayoría musulmana en un país predominantemente budista, donde los monjes radicales proclaman que los musulmanes son una amenaza.

"Si el descontento de la población es ignorado, serán más fácilmente reclutados por los extremistas" advierte la comisión Annan.

Según las autoridades birmanas, grupos de "terroristas" rohinyás lanzaron cruentos ataques contra policías a finales de 2016, a lo que siguió una represión del ejército en la región, con incendios de pueblos y huida masiva de los rohinyás hacia el vecino Bangladés

"La comisión insta al Gobierno a asegurar la libertad de movimiento para todos, sea cual sea su religión, etnia o nacionalidad" insiste el informe.

En su informe la comisión evita pronunciar la palabra "rohinyá", tabú en Birmania, donde los rohinyás son considerados como inmigrantes del vecino Bangladés y llamados bengalíes.