Saltar al contenido principal

"Ciudadanos del Reich" alemanes: neonazis, conspiracionistas, esotéricos y peligrosos

Anuncios

Berlín (AFP)

Los "Reichsbürger" (Ciudadanos del Reich), un movimiento heterogéneo de neonazis, nostálgicos del Káiser, conspiracionistas y personas con creencias esotéricas, preocupan a las autoridades alemanas que, tras una serie de incidentes violentos, los consideran una amenaza creciente.

Wolfgang P., comparece a partir de este martes ante un tribunal de Nuremberg (sur) por el asesinato de un policía en octubre de 2016.

Vestido con un chaleco antibalas, este "Reichsbürger" abrió fuego contra las fuerzas de seguridad que se disponían a detenerlo en su casa, donde almacenaba ilegalmente una treintena de armas.

Otros tres policías resultaron heridos en la operación.

- ¿Quiénes son? -

Los "Reichsbürger" constituyen una nebulosa de individuos y asociaciones de nombres rimbombantes, como "el Gobierno en el exilio del Imperio alemán", el "Reino de Alemania" o la "República libre de Alemania".

Ellos "creen que la República Federal de Alemania (RFA) no existe, se niegan a pagar impuestos y quieren restaurar una Alemania que incluya zonas de la actual Polonia", explica Jan Rathje, un experto en extrema derecha de la Fundación Amadeu-Antonio, en un folleto sobre este movimiento.

Durante mucho tiempo -explica-, se les consideró simples locos o personas con tendencia a quejarse continuamente.

Los Reichsbürger inundan las administraciones con correos electrónicos en los que exponen su ideología y su negativa, por ejemplo, a pagar impuestos.

No pagan las multas ni las cotizaciones sociales y desobedecen a la policía.

En junio, un hombre de 33 años rechazó las medidas policiales al ser detenido ebrio al volante de su coche en Rostock (noreste), alegando que no reconocía la autoridad de las fuerzas de seguridad.

Los Reichsbürger fabrican sus propios documentos de identidad, sus permisos de conducir y reinventan las matrículas de sus coches.

Algunos no reivindican su pertenencia al Reich del Emperador ni al de Adolf Hitler, sino que quieren fundar su propio Estado o comunidad soberana.

En 2009, el "Principado Germania", instalado en una antigua mansión, tuvo un gran eco mediático pese a su corta existencia (tres meses).

Entre los "Reichsbürger" figuran conspiracionistas, pero también negacionistas, sobre todo el exabogado Horst Mahler, cofundador de la organización de extrema izquierda Facción del Ejército Rojo (RAF) en los años 70 y que luego abrazó una ideología neonazi.

- ¿Cuántos son? -

Según los servicios de inteligencia interior, los Reichsbürger engloban a unas 12.600 personas, de las cuales 700 son ultraderechistas. Pero, según algunos expertos, es difícil evaluar su número porque durante mucho tiempo las autoridades no se interesaron por ellos.

"El movimiento de los 'Reichsbürger' tiene un gran potencial de atracción y sigue ganando nuevos simpatizantes", advirtió en marzo el jefe de los servicios de inteligencia interior, Hans-Georg Maassen.

Como carecen de una estructura e ideología común, los "Reichsbürger" tampoco tienen jefe, sino múltiples dirigentes autoproclamados.

A la cabeza de un "Reino de Alemania", el excocinero Peter Fitzek, de 52 años, intentó entrar en política presentándose en 2008 a la alcaldía de Wittenberg (este). Fue condenado en marzo a más de tres años de cárcel por abuso de confianza.

- ¿Qué tipo de peligro?

Las autoridades alemanas están preocupadas por "el potencial de violencia considerable y su creciente agresividad". Varios incidentes armados recientes hicieron que se interesaran más por el movimiento.

Dos meses antes del caso de Wolfgang P., un exganador del concurso de belleza 'Mister Alemania' que se declara "Reichsbürger", abrió fuego contra dos policías que iban a expulsarlo de su casa. Resultó herido leve y fue detenido.

Algunos responsables políticos reclamaron una reacción más firme.

En los últimos meses se han llevado a cabo varias operaciones contra los "Reichsbürger", con arrestos e incautaciones de armas.

Y, en junio, los ministros de Interior de los estados regionales alemanes decretaron que ningún "Reichsbürger" de Alemania posea armas.

Según Heiko Homburg, un responsable de los servicios de inteligencia de Brandeburgo, citado por el popular periódico Bild, declaró que el caso de "algunos de los 'Reichsbürger' es cosa de psiquiatría". "Si además tienen acceso a las armas, es extremadamente peligroso", aañdió.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.