Saltar al contenido principal

El número de peregrinos cataríes en La Meca, en caída libre tras la crisis del Golfo

Anuncios

Doha (AFP)

La crisis del Golfo impidió el viaje a La Meca de numerosos peregrinos de Catar, que acusa a su vecina, Arabia Saudí, de haber "politizado" esta celebración religiosa.

Aunque el gobierno catarí no ha publicado ninguna cifra, la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Catar, vinculada al poder, estimó que sólo "60 o 70" peregrinos del pequeño emirato habían conseguido viajar a Arabia Saudí la semana pasada.

Las estimaciones son superiores por parte de los saudíes, ya que ciertos medios hablan de 1.200 fieles procedentes de Catar.

Estas cifras están muy lejos de los 12.000 cataríes que hicieron la peregrinación el año pasado, según la agencia de prensa oficial de Catar, QNA.

Durante estas últimas semanas, la gran peregrinación musulmana ("hach") a La Meca, uno de los pilares del islam, ha sido el centro de las disputas que enfrentan a Arabia Saudí y sus aliados con Catar.

Riad, Emiratos Árabes Unidos y Baréin, junto a Egipto, rompieron sus relaciones diplomáticas con Catar el 5 de junio, acusándolo de tener vínculos con grupos extremistas y de acercarse a Irán, el gran rival de Arabia Saudí en la región.

Entre las sanciones impuestas a Catar, que niega estas acusaciones, figura el cierre por parte Arabia Saudí de todas las fronteras -terrestre, marítima y aérea- con el emirato, así como la decisión del regreso de sus ciudadanos residentes en suelo catarí.

Pero el 17 de agosto, a las puertas del "hach", Riad hizo un gesto hacia Catar suavizando las condiciones de acceso de los peregrinos de este país, especialmente a través del puesto fronterizo de Salwa, por donde pasaron varias decenas de fieles.

En cambio, el transporte de peregrinos cataríes en aviones saudíes, que también había prometido Riad, nunca tuvo lugar. "Las autoridades cataríes no autorizaron el aterrizaje de los aviones" por no tener "la documentación correcta", afirmó la agencia saudí SPA, lo que negó Catar.

Desde el inicio de esta crisis en el Golfo, los aviones de Qatar Airways no pueden sobrevolar el espacio aéreo saudí.

- "Acoso" -

Estos intercambios verbales entre ambos países se han visto salpicados por las acusaciones cataríes de "politización" del "hach".

Incluso las medidas anunciadas por Riad para suavizar las sanciones dieron lugar a una polémica en torno a la "mediación" de un miembro de la familia real de Catar, el jeque Abdalá ben Ali Al Thani, considerado por varios medios del Golfo como un rival del actual emir de Doha.

Por otra parte, Catar no instó a sus ciudadanos a viajar de forma masiva a La Meca e incluso expresó abiertamente su temor al posible "acoso" que podrían sufrir sus fieles, principalmente los que viajan solos.

Unos 2.400 cataríes tenían que trasladarse también a La Meca a través de viajes organizados por agencias que tienen acuerdos con las autoridades saudíes. En un principio, no obstante, eran 24.000 los que se habían inscrito, según la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Catar.

Según esta misma fuente, ocho agencias que tenían que transportar a los peregrinos este año registraron una pérdida de beneficios de unos 30 millones de riyales (6,8 millones de euros), a raíz de las "restricciones" impuestas por Arabia Saudí.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.