Miles recuerdan los 400 años de la muerte de Santa Rosa de Lima en Perú

Anuncios

Lima (AFP)

Miles de fieles peruanos recuerdan el miércoles los 400 años de la muerte de Santa Rosa de Lima, patrona de América y Filipinas, pidiendo milagros a la primera santa de la Iglesia Católica en la región.

Los fieles realizan colas de más de un kilómetro para ingresar en peregrinaje al convento donde vivió la santa.

Allí se ubica el "pozo de los deseos", un viejo pozo de 13 metros de profundidad donde hombres, mujeres y niños acuden para depositar sus mensajes pidiendo por su salud o la de sus familiares.

"Le pido por mi salud porque obtuve unos resultados que no están muy bien. Sé que con fe y devoción, ella me va ayudar", dijo entre lágrimas a la AFP María Chanta, que sufre de una enfermedad estomacal.

El peregrinaje se repite cada 30 de agosto, día en que fue canonizada en 1671 Isabel Flores de Oliva, su verdadero nombre, e incluye desde 2009 el envío de pedidos a la santa a una página de la red social Facebook.

El arzobispado de Lima lanzó una nueva aplicación gratuita para celulares para que los fieles envíen desde el extranjero sus pedidos de oración a Santa Rosa de Lima, que son impresos y depositados en el pozo del convento.

En ese convento de la orden dominica, ubicado en el centro histórico, vivió Santa Rosa, quien nació el 20 de abril de 1586 y murió el 24 de agosto de 1617, a los 31 años.

El arzobispo de Lima, cardenal Juan Luis Cipriani, realizó una misa en la plaza de armas, donde el cardenal de Quito, Raúl Vela, leyó una carta del papa Francisco que destaca el "sacrificio de la santa al servicio de Dios".

A los homenajes se sumó el presidente Pedro Pablo Kuczynski y sus ministros.

Tras la homilía, las reliquias en una caja de madera y la imagen de la santa limeña fueron paseadas en procesión por las calles del centro de Lima.

La Iglesia Católica canonizó a Santa Rosa en 1671 pues le atribuyó curaciones milagrosas por el solo contacto con su cuerpo o la invocación de su nombre. Roma la proclamó Patrona del Nuevo Mundo (América) y las Filipinas en momentos en que España y el Vaticano imponían la evangelización de la región biblia en mano y a sangre y fuego.