Saltar al contenido principal

Las bombas de racimo dejaron el doble de víctimas civiles en 2016

Anuncios

París (AFP)

Las bombas de racimo, prohibidas por una convención internacional, dejaron al menos el doble de muertos y heridos en 2016 que en 2015, en su mayoría en Siria, denunció este jueves la ONG Handicap International, que alertó sobre el "aumento exponencial" de estas "masacres".

Estas armas pueden contener varias decenas de pequeñas bombas que se liberan en un perímetro amplio. Sin embargo, algunas de estas mini-bombas pueden no estallar al caer, por lo que se convierten en minas antipersona que pueden matar o mutilar incluso mucho tiempo después del fin del conflicto.

En 2016, 971 personas murieron o resultaron heridas a causa de estas bombas, frente a las 419 de 2015, según el último informe anual del Observatorio de Municiones, del que forma parte Handicap Internacional.

En total, un 98% de las víctimas son civiles, detalla el informe publicado unos días antes de la Conferencia de Estados que forman parte de la Convención de Oslo -que prohíbe las armas de racimo-, prevista del 4 al 6 de septiembre en Ginebra.

"Las bombas de racimo continúan masacrando", dijo a la AFP Anne Hery, de Handicap International, que apuntó que un 89% de las víctimas civiles de estas armas en 2016 fueron contabilizadas en Siria.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.