Partido oficialista insiste en salida de jefe antimafias de ONU de Guatemala

Anuncios

Ciudad de Guatemala (AFP)

El partido de gobierno en Guatemala, el FCN-Nación (derecha), exigió este miércoles que el jefe de la misión contra la impunidad de la ONU, Iván Velásquez, salga del país, pese a que la corte constitucional suspendió una orden presidencial para que se expulsara al funcionario.

"El señor comisionado Iván Velásquez debe retirarse de la República de Guatemala para evitar la polarización de la población", señaló el jefe del bloque oficialista en el Congreso, Javier Hernández, acompañado de dos diputados del FCN-Nación en un video difundido en redes sociales.

El martes, la Corte de Constitucionalidad (CC) suspendió una orden de expulsión del país contra el exmagistrado colombiano Iván Velásquez, titular de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), un ente de la ONU que apoya la lucha local contra las mafias.

La orden de expulsión emitida por el presidente Jimmy Morales generó rechazo internacional y protestas callejeras que piden su renuncia, aunque también hay grupos que han manifestado su apoyo al mandatario.

Hernández señaló que organizaciones que piden la dimisión del presidente pretenden asestar "un golpe de Estado utilizando la manipulación de la justicia".

Morales tomó la medida contra Velásquez dos días después de que la Cicig y la fiscalía pidieran levantar los fueros al presidente para investigarlo por corrupción en el financiamiento del partido FCN-Nación, que lo llevó al poder en 2015.

Al anunciar la orden de expulsión, Morales acusó a Velásquez de intromisión en asuntos internos de Estado, violar la presunción de inocencia de procesados en casos judiciales y presionar a congresista para la aprobación de reformas a la Constitución.

La CC, máxima instancia judicial del país, suspendió la orden del mandatario al acoger un amparo presentado por el Procurador de los Derechos Humanos, Jordán Rodas.

En su resolución, la CC señaló que Morales violó artículos constitucionales, mientras que Hernández calificó la decisión de la Corte como ilegal.