Saltar al contenido principal

Un cruento tifón revela la parte oculta de Macao, paraíso del juego

Anuncios

Macao (China) (AFP)

Cuando el tifón Hato asoló Macao sembrando destrucción y muerte, también reveló la parte oculta de este paraíso del juego, conocido por sus extravagantes casinos y sus clientes multimillonarios.

Imágenes que muestran a los habitantes luchando con el agua hasta los hombros, carreteras destrozadas y edificios destruidos, dieron una idea de la vida de los ciudadanos corrientes de este territorio del sur de China, lejos de las luces resplandecientes de los casinos.

Diez personas murieron, y tanto empresas como viviendas quedaron inundadas la semana pasada durante la peor tormenta en más de 50 años en en esa excolonia portuguesa.

Los habitantes acusan indignados a las autoridades de no haber sabido protegerlos.

La comisión anticorrupción de la ciudad, que en 1999 volvió a estar tutelada por China, abrió una investigación. Los servicios meteorológicos habían lanzado la alerta muy tarde y ahora se busca determinar si lo hicieron por miedo a que afectara a los casinos.

Según el Global Finance Magazine, que se basa en datos del Fondo Monetario Internacional (FMI), Macao es el tercer territorio más rico del mundo.

Pero entre el ocho y el 10% de la población, unas 50.000 personas, viven bajo el umbral de la pobreza, según la organización Caritas.

Y el tifón solo ha empeorado su situación.

- Planificar mejor -

Wong Siu-yee está feliz de haber salido indemne de la catástrofe. Pero la tormenta se llevó la moto y el coche de la familia y la factura se eleva a 200.000 patacas (20.500 euros).

Un duro golpe para Wong, que gana entre 1.000 y 1.500 patacas al mes (entre 100 y 500 euros) como asistenta del hogar a tiempo parcial, a lo que se añade el salario de su hijo mayor y los donativos de asociaciones caritativas.

"Este desastre es quizás un aviso para el Gobierno para que planifique mejor la ciudad", comenta.

Paul Pun, director de la filial local de Caritas, explica a la AFP que el Gobierno redobló sus ayudas a los más desfavorecidos estos últimos años, con por ejemplo la apertura de bancos alimentarios o prestaciones sociales de emergencia.

Pero, considera, la brecha entre ricos y pobres sigue siendo demasiado grande.

El turismo, el aumento del coste de las viviendas y una economía dominada por la industria del juego enriquece a los más ricos. La política económica se centra en las necesidades de los casinos.

- "Vanas palabras" -

Song Wai-ho, de 45 años, vende objetos para el hogar, como boles de porcelana o costosos cuchillos japoneses. Su tienda sigue llena de lodo después de haber quedado inundada. Calcula los daños en 500.000 patacas (50.000 euros).

El Gobierno propuso préstamos a las empresas en su situación, pero Song preferiría medidas a largo plazo que garanticen la protección de los habitantes.

"Sería mejor que el Gobierno construyera barreras antiinundación en vez de prestarme dinero", declara a la AFP.

El Gobierno prometió modernizar las infraestructuras, creando por ejemplo alcantarillas colectoras de aguas residuales o terminando la construcción de una red ferroviaria. "Vanas palabras", acusa Son.

Entre tanto, los casinos se recuperan rápidamente y los turistas están de vuelta.

El primer mensaje de las autoridades después del tifón sobre la necesidad de volver a poner la economía en marcha ilustra claramente lo que es importante para ellos, denuncia Paul Pun. "No es la seguridad de la gente", sentencia.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.