Saltar al contenido principal

La justicia italiana investiga el suicidio asistido de un italiano en Suiza

Anuncios

Roma (AFP)

La justicia italiana abrió una investigación por "incitación al suicidio" tras la muerte de un ingeniero italiano de 62 años que sufría depresión, en una clínica suiza a la que había acudido para someterse a una muerte voluntaria asistida, informó la prensa local este domingo.

El hombre había enviado una carta a los servicios sociales de su municipio, Albavilla, cerca de Como (norte), explicando que quería acabar con sus días porque sufría una gran depresión, cuenta el diario La Repubblica.

"No padecía ninguna patología en fase terminal, ni ninguna discapacidad grave", añade el periódico, que indica que la fiscalía decidió abrir una investigación el jueves, cuando el cadáver del difunto fue devuelto a Italia, al comprobar que el certificado de defunción mencionaba "causas no naturales".

Según la prensa, la justicia italiana enviará una petición a las autoridades judiciales helvéticas para conocer los criterios y las condiciones necesarias para que se practique el suicidio asistido en Suiza.

El juez, que ordenó una autopsia, también deberá interrogar a varios testigos, incluido un amigo del fallecido que presuntamente lo llevó hasta la frontera italo-suiza.

La ayuda al suicidio sin ánimo de lucro está permitida en Suiza, pero deben cumplirse varias condiciones. En el marco de un suicidio asistido, la persona ingiere ella misma una dosis letal de medicamentos prescritos por un médico.

El tema es sin embargo mucho más espinoso y politizado en Italia, un país de tradición católica donde la eutanasia y el suicidio asistido están prohibidos. Al menos 150 italianos viajaron a Suiza en 2016 para acabar con sus días.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.