Saltar al contenido principal

La ONU exhorta a la CPI a investigar crímenes contra la humanidad en Burundi

Anuncios

Ginebra (AFP)

Unos investigadores de la ONU exhortaron este lunes a la Corte Penal Internacional a investigar "en el plazo más breve" crímenes contra la humanidad cometidos por agentes del Estado en Burundi, un país sumido en una crisis política desde 2015.

La comisión de investigación sobre Burundi "tiene motivos razonables para creer que varias de estas violaciones, cometidas en su mayoría por miembros del servicio nacional de inteligencia, de la policía y del ejército, así como de los Imbonerakure (milicia progubernamental, según la ONU), constituyen crímenes contra la humanidad", dice en su primer informe, que señala a "responsables del más alto nivel del Estado".

"También hubo vulneraciones de derechos humanos por parte de grupos armados de oposición, pero estas resultaron difíciles de documentar", agrega el documento.

En conclusión, "dada la falta de independencia de la justicia burundesa y de la impunidad" que reina en el país, la Comisión pide "a la CPI que abra en el plazo más breve una investigación sobre la situación en Burundi desde abril de 2015", agrega.

Burundi notificó formalmente a la ONU su decisión de retirarse de la CPI el 27 de octubre de 2016. Esta retirada será efectiva al cumplirse un año, es decir, el 27 de octubre de 2017, y la CPI tiene hasta esa fecha para entablar una investigación por su cuenta. Pasado ese plazo, solo el Consejo de Seguridad podrá apelar a la corte internacional.

En su informe, la Comisión creada en septiembre de 2016 por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU indica haber "documentado violaciones a menudo de una crueldad extrema, en particular ejecuciones extrajudiciales, arrestos y detenciones arbitrarias, desapariciones forzadas, actos de tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes, y violaciones sexuales".

Las conclusiones presentadas por los comisarios son fruto de varios meses de investigación entre más de 500 testigos, entre ellos numerosos burundeses refugiados en el extranjero y otros que han permanecido en el país. Burundi no autorizó la entrada de los investigadores en su territorio.

El país africano atraviesa una crisis violenta desde la decisión en abril de 2015 del presidente Pierre Nkurunziza de presentarse a un polémico tercer mandato, que logró en julio de ese mismo año.

Las manifestaciones posteriores fueron violentamente reprimidas y el golpe de Estado fallido en mayo de 2015 condujo al poder a una represión sistemática.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.