Saltar al contenido principal

Las madres, protagonistas de la 74º Mostra de Venecia

Anuncios

Venecia (AFP)

Maltratadas, rechazadas, iracundas o enlutadas, las madres han sido las grandes protagonistas este año de la Mostra de cine de Venecia, donde la británica Charlotte Rampling puso este viernes la guinda final con el magistral retrato íntimo de una mujer desdichada.

En "Hannah", segundo largometraje del joven cineasta italiano Andrea Pallaoro, la enigmática Rampling encarna a una madre paralizada por su lealtad hacia un esposo detenido.

La película evita los diálogos explícitos, pero pronto comprende el espectador que su marido está acusado de pederastia.

"Todavía soy tu madre y todavía somos una familia", defiende Hannah en el contestador automático de su hijo. "¡Aquí no eres bienvenida!", es la única respuesta de éste cuando ella llama a su puerta cargada de regalos.

Ante este rechazo dramático, punto de inflexión del relato, Hannah se deshace en lloros por primera y última vez.

Este retrato íntimo, que el cineasta plasma en la pantalla con primeros planos de la actriz, explorará su derrumbe psicológico y su lucha por redefinirse como persona, sin marido, sin hijo ni nietos.

"Es muy difícil conocer a las personas que tenemos cerca. Pero con una cámara, se puede entrar en la cabeza de alguien", consideraba el viernes Charlotte Rampling.

Pese a todo, la historia no es completamente desesperada, ya que su personaje intentará "sobrevivir", señala la actriz, de 71 años.

"Intenté lograr un enfoque sensorial sin distracciones narrativas", explicó por su parte Pallaoro, apasionado por el trabajo de la británica. Su idea, explica, era "excitar la curiosidad del espectador escondiendo más que mostrando".

- Léa Drucker, madre maltratada -

Con un estilo narrativo mucho más clásico pero eficaz, el joven cineasta francés Xavier Legrand presentó el viernes "Jusqu'à la garde", una opera prima sobre el drama de las mujeres maltratadas. El proyecto nació de un cortometraje sobre el mismo tema, que fue nominado a los Oscar en 2014.

En este drama, Myriam (interpretada por la actriz francesa Léa Drucker) y Antoine (Denis Ménochet) se divorcian.

La madre pide la custodia exclusiva de su hijo pequeño, acusando con medias palabras al padre de violencia. Pero un juez decide en su lugar una custodia compartida.

El pequeño, atrapado entre su padre y su madre, hará todo lo posible para que estos no se crucen.

Antes de llegar a una escalda de tensión, el cineasta mezcla hábilmente las pistas y el espectador se pregunta durante mucho tiempo quién miente, quién manipula a quién.

Drucker da vida a una madre protectora y poco locuaz, que mira con preocupación a su hijo, algo reacio a ver a su padre.

"Mi personaje muestra una cierta pasividad, pero es su forma de protegerse. Su miedo es totalmente interior", describe.

"Quise trabajar sobre la familia y el hogar. Formamos un hogar en el que nos sentimos seguros, pero a menudo es finalmente el lugar donde corremos mayor peligro", dice por su parte Legrand.

La Mostra anunciará su palmarés el sábado por la noche y una decena de madres acechan.

Como la estadounidense Frances McDormand, iracunda contra la policía en "Three billboards outside Ebbing, Missouri" de Martin McDonagh. O la francesa Ariane Ascaride, que no logra aceptar una gran pérdida en "Villa" de Robert Guédiguian.

Madre italiana indigna, Micaela Ramazzotti vende a sus bebés en "Una Famiglia" de Sebastiano Riso. Y la maquiavélica madre de sustitución Julianne Moore prepara sandwiches envenenados a su molesto sobrino en "Surburbicon", dirigida por George Clooney.

También está en la lista la joven estadounidense Jennifer Lawrence, protagonista de la alegórica "Mother!" de Darren Aronovsky, quien tendrá un parto de pesadilla, pero se mostrará dispuesta a perdonar ofreciendo literalmente su corazón.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.