Saltar al contenido principal

La Casa Blanca "profundamente preocupada" por crisis de rohinyás en Birmania

Anuncios

Washington (AFP)

El gobierno de Estados Unidos condenó este lunes el aumento de la violencia en Birmania que ya generó un éxodo de unos 300.000 musulmanes de la comunidad rohinyás hacia Bangladés, pero evitó criticar directamente al gobierno de Aung San Suu Kyi.

Sarah Huckabee, portavoz de la presidencia, dijo que la Casa Blanca estaba "profundamente preocupada con la crisis en Birmania", en una declaración de condena a ataques contra puestos militares birmanos y una sangrienta represalia con marcada connotación étnica.

"Por lo menos 300.000 personas han abandonado sus casas como consecuencia de los ataques a un puesto de seguridad birmana el 25 de agosto", dijo Huckabee, sin acusar directamente a las fuerzas armadas de Birmania de protagonizar la represalia.

"Reiteramos nuestra condena a esos ataques y a la violencia que se dio seguidamente", dijo.

Este mismo lunes un alto funcionario de la ONU dijo que lo que se desarrollaba en Birmania era "un ejemplo de manual de una limpieza étnica".

Se estima que existen en la actualidad alrededor de un millón musulmanes rohinyás, aunque la comunidad es considerada apátrida en Birmania, país de mayoría budista.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.