Saltar al contenido principal

Noruega vota en unas legislativas vistas como un "thriller electoral"

Anuncios

Oslo (AFP)

Los noruegos votan este lunes en unas elecciones percibidas como un "thriller electoral" que determinarán si la coalición de gobierno conservadora sigue en el poder o se forja una alianza de izquierdas para dirigir el "país más feliz del mundo" los próximos cuatro años.

Los colegios electorales abrieron sus puertas a las 09H00 (07H00 GMT) y las cerrarán a las 21H00 (19H00 GMT), hora en la que se conocerán los primeros resultados parciales.

Según los últimos sondeos, los comicios van a ser de alto impacto, ya que la diferencia es mínima entre el bloque de la primera ministra conservadora, Erna Solberg, y la oposición, encabezada por el laborista Jonas Gahr Støre.

Además, varios pequeños partidos podrían tener la llave del gobierno.

Todo "está listo para el mayor thriller electoral en varias décadas", comentó un editorialista político de la cadena TV2, después de la publicación el sábado por la tarde de las última encuesta de opinión, que daba a la derecha una leve ventaja, inferior al margen de error del sondeo.

En el poder desde 2013, el gobierno actual, que agrupa a conservadores y a grupos populistas moderados, como el Partido del Progreso, que destaca por sus posturas contrarias a la inmigración, ha hecho campaña prometiendo continuidad.

A su favor, el gobierno cuenta con la gestión de la crisis del sector petrolero, motor de la economía noruega, afectado por una brutal caída de las cotizaciones del crudo -la mayor en 30 años-, a partir de mediados de 2014.

También, el rico país nórdico, donde viven 5,3 millones de personas, hizo frente en 2015 a la crisis de los migrantes, cuando en medio de una ola sin precedentes de refugiados que llegaron a Europa, 31.000 personas pidieron asilo en el reino.

"Queremos cuatro años más para seguir haciendo esto que ya funciona", dijo la primera ministra, la conservadora Erna Solberg, una avezada política de 56 años.

El gobierno de derecha impulsó el crecimiento gracias a reducciones de impuestos y al frecuente recurso al fondo soberano de cerca de un billón de dólares que el país -mayor productor de crudo de Europa occidental- ha instituido en 20 años.

Para Støre, la fórmula es otra. Un alza de impuestos para los "más ricos" para poder consolidar el Estado del bienestar, tan apreciado por los noruegos, y poder combatir de este modo las desigualdades.

"Necesitamos un cambio ahora, porque estamos alejándonos los unos de los otros", dijo el domingo el candidato laborista de 57 años, después de votar junto a su mujer en una escuela de un barrio del oeste de Oslo, un distrito mayoritariamente conservador.

- Voto contestatario -

En las grandes ciudades, los colegios electorales estaban abiertos desde el domingo, aunque el día oficial de las elecciones es este lunes. Cerca de un millón de personas, de los 3,76 millones de inscritos, también recurrieron al voto anticipado.

Los conservadores y los laboristas concuerdan, sin embargo, en muchos temas: las actividades petroleras en el Ártico, una política de inmigración severa y la importancia de mantener una relación estrecha con la Unión Europea, de la cual el reino escandinavo no forma parte.

La oposición laborista, no obstante, ha denunciado las dificultades de Solberg a la hora de frenar las declaraciones, muchas veces provocadoras, de sus aliados del Partido del Progreso, especialmente los discursos de la ministra de Inmigración y de Integración, Sylvi Listhaug.

Frente a los estrechos márgenes pero también a la caída de la intención electoral para los dos grandes partidos, las formaciones minoritarias van a tener un rol importante en esta elección.

Entre ellos, el Partido de Centro, una formación con base en las zonas rurales que se opone a las élites urbanas; el Partido Verde, que plantea que no haya nuevas operaciones de exploración petrolíferas; o el Partido Rojo, un grupo marxista.

Noruega, un país que en marzo fue designado por un prestigioso estudio de la ONU como el "más feliz del mundo", cuenta con un importante estado del bienestar y un alto índice de desarrollo humano.

Para Per Henrik, un votante de unos 50 años, lo importante es "la estabilidad" y por ello votará por la continuidad. "Y además yo no veo que los otros partidos estén realmente en condiciones para formar gobierno", explicó a la AFP.

Otro votante, Tore Utheim, quiere la alternancia para poder tener "más igualdad en nuestra sociedad y una actitud humana hacia los refugiados".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.