Saltar al contenido principal

Rusia promete responder al cierre de sedes diplomáticas en EE. UU.

Lavrov indicó que el gobierno de Vladimir Putin no pretende profundizar el conflicto con Estados Unidos
Lavrov indicó que el gobierno de Vladimir Putin no pretende profundizar el conflicto con Estados Unidos Reuters

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, aseguró que el gobierno de su país analiza las medidas a tomar luego de que Estados Unidos ordenara la clausura del consulado ruso en San Francisco y los anexos de Nueva York y Washington.

Anuncios

El gobierno ruso aseguró que responderá “con dureza” al cierre de tres sedes diplomáticas de su país en Estados Unidos.

Durante un encuentro con profesores y estudiantes universitarios, el ministro Lavrov, sostuvo que adoptarán una decisión tan pronto como finalicen el análisis. “Recibimos una nota explícita ayer por la noche (jueves), estamos estudiándola y reaccionaremos. Pero esta historia de intercambio de sanciones no la iniciamos nosotros”, agregó.

Según dispuso el gobierno estadounidense, la clausura del consulado de San Francisco y los anexos de Nueva York y Washington debe concretarse este sábado. Lavrov cuestionó el escaso tiempo disponible para ejecutar la medida y recordó que a los americanos les dieron un mes para ajustar el número de su personal diplomático en Rusia.

“Nuestros socios bailan, una y otra vez, un breakdance individual”

Más allá de las tensiones, Lavrov indicó que el gobierno de Vladimir Putin no pretende profundizar el conflicto con Estados Unidos, aunque aclaró que el esfuerzo en la reconstrucción de las relaciones bilaterales debe ser conjunto.

"Queremos sinceramente que el clima político bilateral se normalice, pero, como saben, para el tango se necesitan dos. Y, a mi manera de ver, nuestros socios bailan, una y otra vez, un ‘breakdance’ individual", graficó.

En ese sentido, el ministro de Asuntos Exteriores ruso restó responsabilidades del presidente estadounidense Donald Trump en la escalada de conflicto y apuntó contra su antecesor, Barack Obama, y los congresistas opositores al actual mandatario norteamericano.

“Esto fue iniciado por la administración Obama para socavar las relaciones entre Estados Unidos y Rusia y para no permitir que Trump avance en ideas constructivas o cumpla sus promesas preelectorales. Pensamos que el actual gobierno (de Estados Unidos) podría ejercer el sentido común, pero, lamentablemente, los ‘rusófobos’ en el Congreso no se lo están permitiendo”, sentenció.

Nueve meses de conflicto entre Rusia y EE. UU.

En diciembre de 2016 Barack Obama, en ejercicio de su último mes de presidencia, decidió expulsar a 35 diplomáticos rusos, bajo sospechas de espionaje.

En aquella oportunidad, el presidente ruso Vladimir Putin decidió aguardar la postura del gobierno de Donald Trump hacia Rusia antes de tomar una determinación. Sin embargo, días después de que el Congreso estadounidense aprobara sanciones contra su país, el mandatario ruso ordenó, a finales de julio, la salida de 755 diplomáticos de Estados Unidos. La razón fue equiparar el número de empleados consulares estadounidenses en Rusia con la representación de éste en Estados Unidos.

La respuesta a esa medida llegó este martes, con la decisión de Estados Unidos de cerrar tres dependencias diplomáticas de Rusia en el país. Más allá de los discursos conciliadores, la historia de tensiones entre estos dos países parece estar lejos de llegar a su fin.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.