Saltar al contenido principal

Universalizar la cobertura de salud pública cobra fuerza en Estados Unidos

Anuncios

Washington (AFP)

Universalizar la cobertura de salud pública en Estados Unidos, una propuesta que presentaba este miércoles el senador progresista Bernie Sanders, cobra fuerza en el partido Demócrata, en especial entre los posibles futuros candidatos a la Casa Blanca.

Sanders, rival de Hillary Clinton en las primarias presidenciales demócratas de 2016, hizo de este tema la bandera de su proyecto de "revolución". Clinton, sin embargo, lo consideró poco realista y prefirió promover una reforma gradual del sistema actual, que combina responsabilidades privadas y públicas.

Pero un año después, ante el cuestionamiento del Obamacare, la emblemática reforma del seguro de salud aprobada en 2010, el utópico planteo de Sanders seduce a la nueva guardia demócrata: Kamala Harris, Cory Booker, Kirsten Gillibrand.

A ellos se le suma Elizabeth Warren, senadora de Massachusetts famosa por sus posturas de izquierda. Los cuatro, y el propio Sanders, son vistos como potenciales contendientes en la carrera contra el presidente republicano Donald Trump dentro de tres años.

El proyecto de ley de Sanders, un "socialista" independiente vinculado a los demócratas, no tiene empero ninguna posibilidad de ser aprobado, o incluso debatido, en un Congreso controlado por los republicanos.

Pero los demócratas están preparando el terreno ideológico con la campaña de 2020 en el horizonte. "La salud debe ser un derecho, no un privilegio", dijo la senadora Gillibrand, neoyorquina de 50 años.

Al menos 16 de los 48 miembros de la bancada demócrata respaldan la iniciativa, considerada tan radical durante los debates por el Obamacare en 2009 que fue rápidamente marginada por la entonces mayoría demócrata.

"Esta es una idea a la que le llegó la hora", sentenció el senador demócrata Richard Blumenthal.

- Legislativas de 2018 en la mira -

En Estados Unidos la gente cuenta con un seguro médico privado, a menudo pagado por sus empleadores, o por el Estado federal para los de menores recursos (programa Medicaid) o para los mayores de 65 años (Medicare).

Es precisamente Medicare, una institución sagrada en Estados Unidos, la que Sanders propone extender a toda la población.

La Ley de Atención Sanitaria Asequible (Affordable Care Act, ACA), impulsada por el expresidente Barack Obama y conocida como Obamacare, no cuestionó la arquitectura del sistema, sino que aumentó la ayuda estatal y reforzó las protecciones, reduciendo gradualmente el número de estadounidenses sin seguro a un 10% de los menores de 65 años.

La mayoría republicana trató este año de revocar el Obamacare, pero fracasó por divisiones internas en el partido, desatando la ira de Trump.

El miércoles, un grupo de senadores republicanos lanzó un último intento de mantener esta promesa de campaña antes de la fecha límite de finales de septiembre, cuando termina el año fiscal. "No estoy dispuesto a rendirme", dijo el senador Lindsey Graham.

Los demócratas, sin embargo, ven con preocupación cómo el Obamacare es saboteado por el gobierno de Trump, que disminuyó significativamente las campañas de promoción y algunos subsidios.

Para los líderes de la oposición, la prioridad es proteger los logros de esta ley de Obama y mantienen distancia con Sanders para crear un espacio de diálogo con los republicanos.

Sobre todo, apuestan a ser mayoría en la Cámara en las elecciones legislativas de noviembre de 2018, lo que implica reconquistar las circunscripciones que votaron mayoritariamente a favor de Trump el año pasado. Por eso, prefieren ser percibidos como demócratas moderados más que como soldados de "Bernie".

"Están cometiendo el error más grave en sus vidas", dijo el representante republicano Tom Cole, consultado sobre el plan de Sanders. "Pero creo que su partido se está moviendo en esa dirección".

Clinton no ha cambiado de opinión. En medio de la promoción de su libro en el que habla sobre su derrota electoral, reiteró que la propuesta de Sanders no será creíble hasta que se calcule su costo.

"Estoy a favor de la cobertura universal de atención médica de alta calidad y asequible para todos los estadounidenses, y creo que hay muchas maneras de llegar allí", dijo Clinton en entrevista con Vox.com.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.