Saltar al contenido principal

Elegir su muerte, el alegato de una francesa antes de su eutanasia en Bélgica

Anuncios

París (AFP)

La francesa Anne Bert, quien sufre de una enfermedad degenerativa incurable y quien en unos días viajará a Bélgica para su eutanasia programada, defiende en un relato íntimo a publicarse tras su deceso la libertad de "elegir su final de vida" ante la prohibición vigente en Francia.

La escritora, de 59 años, quien ya había interpelado al respecto a los candidatos a las elecciones presidenciales francesas en enero, intenta una vez más hacer evolucionar las mentalidades con "Le tout dernier été" (El último verano, Ed. Fayard), censurando a los "conservadores que afirman que la vida debe ser vivida hasta el final".

Ella dice no haber escrito "un texto militante", sino que su libro evoca su "combate" por una partida elegida. Ya no estaré para su publicación", el 4 de octubre, concluye con sobriedad.

Novelista y exeditora, Anne Bert sufre de esclerosis lateral amiotrófica (ELA) o "enfermedad de Charcot", que conduce a una parálisis de los músculos progresiva.

No existe ningún tratamiento para esta enfermedad, que le fue diagnosticada en octubre de 2015.

La ley francesa autoriza desde 2016 la "sedación profunda y continua" hasta el deceso, una administración de sustancias analgésicas que aparenta tener el derecho de dormirse sin despertarse.

Pero esto se aplica solamente a los enfermos en fase terminal y no se autoriza la eutanasia activa, es decir, la administración directa de un producto que provoque la muerte.

- 'Huir a lo prohibido' -

Esta legislación "responder más a las preocupaciones de los médicos que a los derechos de los pacientes que no desean llegar hasta el final de su enfermedad incurable o aceptar sufrimientos insoportables", lamentaba Bert en su carta abierta a los candidatos presidenciales.

"¿Dormir a un enfermo para dejarlo morir de hambre y sed, es realmente más respetuoso de la vida que ponerle fin administrando un producto letal?", continuaba.

"Quiero morir en paz, antes de ser torturada", escribió en su libro, "cruzar la frontera para huir de lo prohibido". Ella eligió morir en Bélgica donde tiene un seguimiento "desde diciembre".

En Bélgica la eutanasia activa está autorizada desde 2002 para los pacientes que sufren un mal incurable y que han realizado su solicitud "voluntaria, deliberada y repetidamente".

Lamenta, sin embargo, este exilio, al igual que otros pacientes franceses que se trasladan a Bélgica o a Suiza, forzados a "partir de un momento en nuestras vidas en que estamos inevitablemente vulnerables emocionalmente," explicó a principios de setiembre a Radio France Inter, entre otros medios.

Bert es apoyada por Jean-Luc Romero, presidente de la Asociación por el Derecho a Morir con Dignidad (ADMD), quien lleva una década haciendo campaña para la legalización de la eutanasia.

"Es escandaloso que en Francia tengamos que ir al extranjero a morir con dignidad, como en la época en que las mujeres tenían que huir para abortar", dijo a la AFP.

Según él, "el combate de Anne Bert en las últimas semanas" puede hacer que "muchas personas se den cuenta de lo absurda que es nuestra ley actual".

Presidenta de la Sociedad Francesa de Acompañamiento y Cuidados Paliativos (SFAP), la doctora Anne de la Tour defiende una posición opuesta.

Si bien "respeta la elección" de Anne Bert, considera que la legislación actual es "completamente equilibrada".

Esta ley es aún "nueva" y no es bien conocida, incluso por los clínicos, dijo a la AFP. Por lo tanto, primero es necesario "dar a conocerla e implementarla antes de decir que es limitada o no aplicable".

Las autoridades públicas deberían brindar "más recursos paraa los cuidados paliativos", para que más pacientes tengan acceso a ellos, y el personal clínico esté mejor capacitado y el entorno más solidario.

La ministra de Salud, Agnès Buzyn, quien se pronunció en 2015, "a título personal (...) a favor del espacio de la libertad belga", se ha "alineado con la posición de (el presidente) Emmanuel Macron" a su llegada al gobierno, lamentó Bert, quien "habló largamente" por teléfono este verano (boreal) con la ministra.

Durante la campaña electoral, el equipo de Macron le dijo que cambiar la legislación actual al respecto no "era una prioridad".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.