Saltar al contenido principal

Olvidado en Brasil, un famoso avión de Lufthansa regresará a casa

Anuncios

Fortaleza (Brasil) (AFP)

Secuestrado hace 40 años por una célula del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), un avión de Lufthansa que durante una década estuvo abandonado en Brasil será repatriado a Alemania y llevado a un museo.

En el aeropuerto de Fortaleza (noreste), los mecánicos trabajan sobre un aparato de aspecto decadente, con la pintura salpicada de manchas que la lluvia y el sol han desteñido. Una grúa separa cuidadosamente el ala izquierda del fuselaje.

No se trata de cualquier avión. Conocido como "Landshut", este Boeing 737-200 forma parte de la historia desde el 13 de octubre de 1977.

Ese día, el vuelo 181 de Lufthansa despegó de Palma de Mallorca, en España, hacia Frankfurt con 86 pasajeros a bordo.

Pero fue secuestrado por una célula del FPLP que exigía la liberación de un grupo de militantes de la Fracción del Ejército Rojo (RAF, en sus siglas en alemán), el grupo o banda de Baader, encarcelados en la entonces Alemania occidental.

Cualquier intento de distracción tendrá como consecuencia "la ejecución inmediata de Hanns-Martin Schleyer, todos los pasajeros y la tripulación", advierten los secuestradores.

Schleyer era entonces el presidente de la asociación de industriales de Alemania, raptado cinco semanas antes por la RAF. Su cuerpo fue hallado en Mulhouse (este de Francia) al día siguiente del fracaso del secuestro del avión.

Roma, Lárnaca (Chipre), Baréin, Dubai son escalas de un vuelo errático que intenta ganar tiempo en las negociaciones.

El 16 de octubre, el avión hace escala en Adén (Yemen). El capitán Juergen Schumann es forzado a arrodillarse ante la mirada de los pasajeros y es ejecutado a sangre fría.

El gobierno alemán exhibe su firmeza y no cede a las reivindicaciones de los secuestradores.

- "Misión cumplida" -

El 18 de octubre de 1977 el periplo llega a su fin en Mogadiscio. Una maniobra de distracción logra que dos de los secuestradores entren a la cabina, lo que facilita el asalto del avión por parte de la unidad de élite alemana GSG-9.

"Misión cumplida". Con estas palabras pronunciadas por teléfono desde la torre de control de Mogadiscio supo el entonces canciller Helmut Schmidt que los rehenes habían sido liberados sanos y salvos.

Tres de los secuestradores fueron abatidos. Horas más tarde, Andreas Baader, líder del RAF, fue hallado muerto en su celda con un tiro en la cabeza, al igual que su compañero Jan Carl Raspe.

- Otra vez en servicio -

Después del drama, el avión volvió a prestar sus servicios. Vendido por Lufthansa en 1985, pasó de mano en mano entre varias líneas aéreas hasta que en 2002 lo compró la brasileña TAF.

Pero desde hace una década se oxidaba estacionado a un lado de la pista de Fortaleza.

Para conmemorar el 40 aniversario del secuestro, Alemania decidió comprar y repatriar el "Landshut" para exhibirlo en el museo de la aeronáutica.

El ministro de Asuntos Exteriores alemán, Sigmar Gabriel, declaró en julio al diario Bild que el "Landshut merece descansar dignamente en Alemania".

Su historia es "muy actual en estos tiempos en los que un terrorismo totalmente diferente trata de quebrar nuestra forma de vivir juntos", sostuvo, al asegurar que el mensaje del "Landshut" es: "no nos dejaremos vencer".

Este miércoles en el aeropuerto de Fortaleza, el embajador de Alemania en Brasil, Georg Witschel, asistió al desmontaje del aparato que lleva a cabo un equipo de ingenieros alemanes.

El trabajo comenzó hace tres semanas y el regreso del avión a Alemania debe realizarse a fines de mes, a bordo de un avión de carga ruso Antonov 225.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.