Saltar al contenido principal

Cuba: proceso electoral pondrá fin a la era Castro

  Cubanos participan en asambleas populares para nominar a candidatos a delegados municipales en La Habana, el 4 de septiembre de 2017.
Cubanos participan en asambleas populares para nominar a candidatos a delegados municipales en La Habana, el 4 de septiembre de 2017. Yamil Lage/AFP

Las elecciones municipales del 22 de octubre serán el primer paso de una transición electoral que culminará con la elección de un nuevo presidente en 2018.

Anuncios

Raúl Castro, actual mandatario cubano y hermano del fallecido líder de la revolución Fidel Castro, había anunciado que no se postulará para un nuevo mandato. Por primera vez en casi 60 años, la presidencia de la isla no será para un personaje histórico de la revolución.

Esto no marca el retiro de Castro. El hombre de 86 años continuará al frente del Partido Comunista, el único legal en Cuba. Pero, si bien mantendrá influencia en el gobierno, lo hará por fuera de la primera magistratura.

El escalón inicial de la transición política de Cuba son las elecciones municipales. Hasta el 30 de septiembre, los cubanos elegirán a sus candidatos en asambleas barriales. El proceso prohíbe las campañas electorales y los partidos políticos, mientras que los 12.515 delegados son elegidos de acuerdo a sus méritos personales y no por posiciones políticas.

En esta etapa, la única del sistema electoral cubano que permite la participación directa de los ciudadanos, se espera que haya 35 mil aspirantes a delegados para las 168 asambleas municipales de la isla.

Eugenia Alfonso, partido oficialista: “Nuestra revolución tiene una continuidad que va más allá de los Castro”

En este contexto, las elecciones municipales contarán con una inédita participación de candidatos disidentes. Una de las coaliciones, “Otro 18”, pretende presentar unos 180 aspirantes a los comicios locales.

“Queremos promover una nueva manera de representación hacia el interior de la sociedad cubana. ‘Otro 18’ es una campaña ciudadana que quiere que participe la mayor cantidad de personas sin que se identifiquen necesariamente con la oposición política”, explicó Boris González, miembro del grupo disidente, a Reuters.

Al margen del incremento de la participación opositora, los miembros del Partido Comunista confían en contar con la fuerza necesaria para sostenerse en el poder, aún con la ausencia de sus principales referentes.

“Sea Castro, Pérez o Rodríguez, nuestra revolución tiene una continuidad que va más allá de los Castro. Aprendimos con ellos”, aseguró Eugenia Alfonso, nominada a la elección municipal y partidaria oficialista, a la agencia AP.

El sistema electoral cubano, casi controlado por el Partido Comunista

Tras la elección municipal, el segundo paso es la designación de candidatos a diputados provinciales y nacionales. Esa tarea estará a cargo de una comisión, integrada por organizaciones tradicionalmente ligadas al Partido Comunista. Los delegados municipales electos podrían ser designados para las asambleas provinciales y nacionales, aunque difícilmente sean escogidos eventuales referentes de la oposición.

Los diputados nacionales, constituidos en la Asamblea Nacional del Poder Popular, serán los encargados de designar al nuevo presidente de Cuba y al Consejo de Estado de entre sus miembros. Este proceso se ejecutaría, a más tardar, en febrero de 2018.

Para los críticos, el sistema electoral cubano está controlado casi en su totalidad por el Partido Comunista o sus organizaciones afines, y no permite la expresión del disenso o el surgimiento de proyectos alternativos.

Por su parte, el gobierno defiende el modelo porque, según ellos, garantiza la inexistencia de una maquinaria electoral clientelar y corrupta. Además, considera que las expresiones disidentes son, en realidad, organizaciones o personas financiadas por gobiernos extranjeros y grupos de exiliados que buscan destruir el sistema cubano desde adentro para reinstalar el capitalismo y el dominio estadounidense que terminó en el país tras la revolución de 1959.

El ciclo electoral llega en un momento difícil para la isla con los referentes de la generación revolucionaria en salida. Por ahora, las fuerzas internas se miden para definir los candidatos del sucesor de Castro.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.