Saltar al contenido principal

Los rusos en Siria, también como cooperantes humanitarios

Anuncios

Dar al Kabirah (Siria) (AFP)

En una clínica móvil en Siria, un médico ruso le toma la presión a una mujer, mientras otro examina a una niña que parece inconsciente. Es una de las unidades instaladas por Rusia para ayudar a la población tras dos años de intervención militar en el país.

"Tome la mitad de esta pastilla por la mañana, y la otra por la noche" aconseja el primer médico, ayudado por un traductor.

La escena se produce en la provincia central de Homs, una de las cuatro "zonas de distensión" instauradas en Siria por los rusos y los iraníes --que apoyan al régimen de Bashar Al Asad--, así como por los turcos, que apoyan a la oposición. El objetivo es lograr una paz duradera en este país, en guerra desde hace seis años.

Rusia quiere aparecer así no solo como un 'hacedor' de paz sino también como una fuerza humanitaria.

La clínica rusa ha sido instalada en una "zona neutra" entre la localidad rebelde de Dar al Kabira y el territorio controlado por las tropas del régimen, que tienen bajo su poder casi toda la provincia de Homs.

- 'Rusia está con ustedes' -

Esta semana, se organizó en la zona una visita para los periodistas, bajo una fuerte vigilancia.

Cerca de la unidad médica deambulan miembros de la policía militar rusa, encargados de supervisar el alto el fuego instaurado en virtud del acuerdo de "desescalada" suscrito en mayo.

La clínica está cerca de un centro de control ruso, donde también son visibles oficiales sirios. Ahí se verifican los documentos de quienes se desplazan entre las zonas rebelde y afín al régimen.

"Si no se es un combatiente con sangre entre las manos, se puede pasar" asegura el coronel Alexander Sazonov, que supervisa el puesto de control, por donde transitan 10.000 personas por día.

No lejos de ahí, los civiles forman una cola para recibir ayuda alimentaria descargada de camiones rusos con inscripciones donde se puede leer: "Ayuda para Siria llegada de Rusia".

En las bolsas de azúcar, cereales o carne en conserva, se ha escrito: "¡Rusia está con ustedes!"

"No ha habido ayuda médica durante cinco años, y la gente no podía ver a sus familiares" al no haber tránsito entre la zona gubernamental y la rebelde, asegura el oficial Sazonov, quien afirma que cada semana son distribuidas 10 toneladas de ayuda humanitaria.

Se han formado dos filas en torno a los camiones con ayuda humanitaria: una para los habitantes del lado rebelde, otra para los de la zona controlada por el régimen.

"Siempre vengo aquí" dice Nawaf Ramadan, habitante del sector gubernamental. "No tenemos dinero para comprar alimentos", explica.

- Reconciliar -

Las zonas de distensión creadas en Homs, pero también en la Guta Oriental, cerca de Damasco, en el sur y en la provincia de Idlib, han permitido reducir la intensidad de los combates. El conflicto en Siria ya ha dejado 330.000 muertos desde 2011.

Para el portavoz militar Konashenkov, Rusia desempeña un rol esencial en la reconciliación, al servir de intermediario.

Los beligerantes "dicen (a los rusos): 'no queremos hablarnos (directamente), solamente vamos a hablar a los rusos'", según el portavoz.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.