Saltar al contenido principal

El fundador de JBS vuelve a presidir la empresa tras el arresto de sus hijos

Anuncios

Sao Paulo (AFP)

El fundador de la transnacional brasileña JBS, José Batista Sobrinho, volverá a presidir la mayor procesadora de carne del mundo en sustitución de su hijo Wesley, detenido el miércoles y presuntamente implicado junto a su hermano Joesley, también preso, en casos de corrupción.

"El Consejo de Administración de JBS S.A eligió por unanimidad (...) a José Batista Sobrinho, fundador de JBS, como presidente de la Compañía, que completará el mandato en curso", informó la empresa este domingo en un comunicado.

Con más de 80 años, el patriarca de los Batista vuelve así a los mandos del negocio familiar que condujo hasta el liderato de la carne mundial, para tratar de sacarle del centro de uno de los mayores escándalos de corrupción que sacuden a Brasil.

Días después de llevarse a su hermano Joesley, los agentes detenían el miércoles a Wesley Batista por presunto uso de información privilegiada en la Bolsa durante las turbulencias provocadas por su propia implicación en un caso de corrupción.

El ya expresidente de JBS es sospechoso de haber obtenido pingües ganancias vendiendo acciones de la compañía entre el 24 de abril y el 17 de mayo, cuando se reveló que junto a su hermano habían alcanzado un acuerdo de delación premiada en la causa que dejó al presidente, Michel Temer, al borde de la destitución.

Las detenciones de los Batista fueron, sin embargo, bien recibidas por unos inversores preocupados por el futuro del gigante de alimentación, disparando los títulos de la compañía en la Bolsa de Sao Paulo tras meses de pérdidas.

Desde que en la noche del 17 mayo salió a la luz la grabación hecha secretamente por Joesley -en la que Temer parecía dar aval al pago de un soborno- el valor de mercado de JBS había disminuido alrededor del 14% hasta el jueves pasado, según el diario O Globo.

Entonces se supo que los hermanos Batista, que admitieron haber pagado millones de dólares de sobornos a por lo menos 1.900 políticos, habían firmado un acuerdo con la justicia a cambio de la inmunidad.

Pero el pacto con Joesley se suspendió la semana pasada por sospechas de ocultación de información y la Corte Suprema ordenó su arresto.

Los hermanos, de su lado, defienden su inocencia, mientras sus abogados calificaron de "injustas" sus detenciones.

Según los investigadores, la red de corrupción tejida en JBS es de una magnitud similar a la que en los últimos años se desentrañó en otras emblemáticas empresas brasileñas, como la estatal Petrobras o la constructora Odebrecht.

La especificidad del grupo de alimentación fue que el caso llegó hasta el propio presidente de la República y las confesiones de sus directivos sirvieron de base para las denuncias de la fiscalía contra Temer.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.