Saltar al contenido principal

Energías nuevas revitalizan la Semana de la Moda de Milán

Anuncios

Milán (AFP)

Un grupo de nuevos talentos, que buscan imponerse con sus creaciones, compiten con firmas históricas como Moschino o Armani en la Semana de la Moda de Milán que se inaugura el miércoles.

Unos sesenta espectáculos y un centenar de presentaciones han sido programadas para la semana milanesa, que se abre con los desfiles de Gucci, la legendaria marca de propiedad ahora del grupo Kering, que vive una segunda juventud con la llegada del excéntrico diseñador italiano Alessandro Michele.

La marca florentina anunció que no presentará modelos menores de 16 años ni excesivamente delgadas en las colecciones para la primavera-verano de 2018.

Los dos mayores imperios del sector del lujo y de la moda francesa, LVMH y Kering, se comprometieron a no contratar modelos demasiado delgadas(os) ni menores de 16 años, y suprimieron modelos de la talla 32 para las mujeres y 42 para los hombres.

La semana milanesa se celebra en diferentes lugares de la ciudad, entre ellos elegantes palacios del casco histórico de la capital financiera de Italia.

Este evento, iniciado en 1958, está a cargo de la Camera Nazionale della Moda Italiana y participan además de nuevos creadores, firmas como Dolce & Gabbana, Fendi, Prada.

La nueva edición acogerá además el próximo 24 de septiembre en el templo de la lírica, el teatro La Scala, el Óscar de la Moda Sostenible, que otorgará el premio "La Alfombra Verde de la Moda Italiana" al diseñador que más respeta al medio ambiente, un creador ecológico y responsable.

Entre los nuevos talentos participantes figura el británico Paul Surridge, quien presentará su primera colección desde que se hizo cargo de la dirección artística de la firma Roberto Cavalli, famosa por su estilo rock'n roll.

La pareja integrada por Lucie y Luke Meier (matrimonio) también debutará en Milán con sus diseños para la marca minimalista y sofisticada Jil Sander.

"Lucie y yo trabajamos juntos de manera natural", comentó el canadiense Luke Meier en una charla con la revista Vogue.

"Durante quince años mantuvimos un diálogo muy abierto sobre el diseño y muchas veces pensamos que un día podríamos trabajar juntos", confesó el creador, quien en el pasado formó parte de Supremo y OAMC.

Su esposa, austriaco-alemana, se formó con Louis Vuitton y Balenciaga antes de tomar la dirección artística de Dior.

- Una dura competencia entre marcas -

Las marcas Albino Teodoro, Brognano, SSheena y el joven sello surcoreano The-sirius, con creaciones muy futuristas, también desfilarán por primera vez en la 'arena' lombarda.

Pero Milán no sería Milán sin los pesos pesados ??de la moda, como Fendi, Ferragamo, Versace o Prada.

Las grandes marcas, después de unos años difíciles debido a la caída del mercado asiático, combinada con la gran volatilidad de la moneda y los ataques terroristas en Europa, están experimentando un progreso en sus ventas.

"Si en el pasado la mejora fue sinónimo de incremento para todos, hoy la situación puede ser favorable para algunos y muy mala para los demás", sostiene Stefania Saviolo, especialista del sector de la universidad Bocconi de Milán.

"Todo puede variar según diferentes factores, como la propia marca o la categoría de lujo en la que se opera", precisa.

La recuperación del sector fue liderada por compañías como Gucci, cuyas ventas en el primer trimestre de 2017 registraron la mayor aceleración de las últimas dos décadas.

La marca Prada, en cambio, parece haber olvidado la receta del éxito y atribuye sus problemas al euro fuerte.

En la guerra en pos de los corazones de los clientes y de sus carteras, los grupos de lujo tienen que recordar que no tienen nada garantizado, aún menos para siempre, advierte Stefania Saviolo.

"Nunca se sabe cuánto va a durar, los ciclos económicos se están acortando y el mercado está cansado de las tendencias que se suceden cada vez más rápido", explica.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.