México defenderá inmigrantes en EEUU sin importar estatus migratorio

Anuncios

Naciones Unidas (Estados Unidos) (AFP)

México se siente "profundamente orgulloso" de sus compatriotas y 'Dreamers' en Estados Unidos, y los defenderá sin importar su situación migratoria, dijo el jueves ante la Asamblea General de la ONU el canciller de ese país, Luis Videgaray.

El diplomático dijo que el gobierno mexicano "tiene la obligación moral y legal de protegerlos y apoyarlos", sin que importe su "condición migratoria".

Videgaray añadió que los mexicanos "estamos profundamente orgullosos" del aporte de esa comunidad migratoria "a la economía, la cultura y la sociedad norteamericana".

De igual forma, comprometió los esfuerzos de su gobierno para defender "una solución permanente" para los llamados 'Dreamers', jóvenes indocumentados que llegaron a Estados Unidos en la infancia.

Ese segmento particular, estimado en más de 650.000 personas, se benefició de un programa adoptado en 2012 por un decreto por el entonces presidente Barack Obama, denominado DACA.

Sin embargo, su sucesor Donald Trump adelantó que no renovará más ese programa dejando a esas centenas de miles de personas de un verdadero limbo legal.

En su discurso ante la ONU, Videgaray también señaló que México defenderá su "legítimo interés nacional" en las difíciles negociaciones para "modernizar" el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), del que participa junto a Estados Unidos y Canadá.

"Sabemos que el mundo está atento al resultado de esta negociación", señaló.

Videgaray expresó también la solidaridad de México con los "cubanos, que aspiran a abrirse al mundo y normalizar sus relaciones con todas las naciones".

Aunque Cuba y Estados Unidos restablecieron sus relaciones diplomáticas en 2014, la normalización completa de ese lazo aún depende del levantamiento del enmarañado legal que soporta el embargo de medio siglo de Washington a La Habana.

Pero el acercamiento entre ambos países se ha desacelerado con la llegada de Trump a la Casa Blanca, partidario de una línea más dura hacia el gobierno comunista de la isla.

El canciller mexicano también manifestó la solidaridad de su país con "el pueblo venezolano que hoy lucha por recuperar su democracia".