Una bomba de fabricación estadounidense mató a niños en un ataque en Yemen, según AI

Anuncios

Dubái (AFP)

Una bomba de fabricación estadounidense utilizada por la coalición árabe liderada por Arabia Saudi en Yemen mató a varios niños y dejó huérfana a una niña en Saná, indicó este viernes Amnistía Internacional.

La ONG pro derechos humanos hizo analizar los restos de la bomba que destruyó dos edificios el 25 de agosto en Faj Attan, un barrio residencial en el sur de la capital, matando a 16 personas, entre ellas siete niños.

"Podemos decir de forma definitiva que la bomba que mató a los padres de Buthaina, sus hermanos y hermanas, así como a otros civiles, fue fabricada en Estados Unidos", declaró Lynn Maalouf, directora de investigación de Amnistía Internacional para Oriente Medio.

Se refería a la niña de cinco años cuya foto dio la vuelta del mundo tras la muerte de sus padres y sus cinco hermanos y hermanos en un bombardeo.

Un día después de aquel ataque, la coalición árabe reconoció su responsabilidad y calificó lo ocurrido de "error técnico".

Desde la intervención de la coalición árabe en marzo de 2015 para apoyar a las fuerzas gubernamentales contra los rebeldes hutíes amplias zonas de Yemen, incluida la capital, el conflicto en el país causó más de 8.500 muertos, entre ellos 1.700 niños, según la ONU.

La coalición árabe fue acusada en numerosas ocasiones de matar a civiles con sus bombardeos.

En diciembre de 2016, Estados Unidos anuló una entrega de bombas con sistemas de guiado de precisión a Arabia Saudí para protestar contra el número de víctimas civiles en Yemen.

Pero, desde entonces, el presidente estadounidense Donald Trump ha aumentado su apoyo militar a Riad y, durante su visita a Arabia Saudí en mayo, se anunció la firma de un contrato de armamento entre ambos países por 110.000 millones de dólares.