Saltar al contenido principal

Las elecciones legislativas en Nueva Zelanda se saldan sin mayoría clara

Anuncios

Wellington (AFP)

Las elecciones legislativas de Nueva Zelanda, celebradas este sábado, finalizaron sin mayorías claras y ni los conservadores, en el poder, ni los laboristas obtuvieron mayoría absoluta, dejando de árbitro para formar gobierno al populista Winston Peters, de Nueva Zelanda Primero (NZF).

El primer ministro conservador neozelandés, Bill English, obtuvo el 46% de los votos, mientras que la laborista y líder de la principal fuerza de oposición, Jacinda Ardern, logró el 36%.

"Por supuesto, esperábamos más...", dijo Ardern, de 37 años que se hizo con el liderazgo del partido el mes pasado.

Para conocer la configuración del nuevo gobierno, habrá que esperar quizás dos semanas. Peters indicó que no tenía prisa en decidir hacia quién iría su apoyo.

Para poder gobernar, los principales partidos deben encontrar aliados, resultado de la reforma electoral que instauró un sistema de voto proporcional. Todas las configuraciones de las fuerzas existentes son insuficientes para formar gobierno.

Según los cómputos finales, el Partido Nacional, de Bill English, con su aliado el liberal ACT, lograron 59 bancas, dos menos de las 61 necesarias para imponerse.

Los laboristas, de Ardern, y su aliado preferido, el partido de los Verdes, sumaban 54 bancas.

Con estos resultados, ninguna de las dos formaciones podrá formar gobierno sin el apoyo de Peters, cuyo partido logró 9 escaños.

El líder del NZF, el maorí Winston Peters, de 72 años, conocido por sus posiciones contra la inmigración asiática, ayudó en 1996 a los conservadores a llegar al poder, a cambio de un puesto de viceprimer ministro. En 2005, se sumó a una coalición laborista a cambio del ministerio de Exteriores.

Nueva Zelanda Primero ya fue el árbitro en las elecciones de 2011 y 2014.

Peters dijo que no se apresurarían en decidir. "Tomaremos una decisión según los intereses de Nueva Zelanda y de NZF", dijo.

La campaña electoral fue una de las más volátiles de la historia reciente, con English como favorito en un primer momento, para dejar luego el lugar a Ardern y luego volver a serlo.

English se encaminaba a una cuarta reelección hasta que llegó al frente de los laboristas Ardern, cuya simpatía ha permitido a los laboristas subir 20 puntos en los sondeos.

Jacinda Ardern repitió que aspira a ser jefa de gobierno al frente de una coalición con los Verdes y el NZF, a pesar de las históricas diferencias de Peters con los ecologistas.

"No puede predecir qué decisiones tomarán los otros líderes", dijo. "Aún tenemos mucho trabajo por delante", añadió.

Por su parte, el líder de los Verdes, James Shaw, tendió la mano a Peters.

"Sé que nuestros partidos no coinciden en todo, pero es hora de poner de lado esas diferencia y trabajar juntos", dijo.

Por su parte, English se mostró optimista sobre sus posibilidades de obtener un cuarto mandato.

Subrayó que los electores eligieron votar a la centro derecha, que sóla obtuvo más bancas que los laboristas y los Verdes reunidos. "Entraremos en negociaciones con la intención de formar un gobierno estable", añadió.

Hace más de medio siglo que un gobierno neozelandés no ha ganado cuatro elecciones consecutivas.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.