Saltar al contenido principal

Explosión sacude Kabul durante visita del jefe del Pentágono a Afganistán

Reuters.

Tres proyectiles impactaron hoy en el aeropuerto de Kabul, horas después de que el secretario de Defensa estadounidense Jim Mattis llegara en una visita no anunciada. El estallido no dejó víctimas ni daños.

Anuncios

El movimiento Talibán reivindicó los disparos de proyectiles de este miércoles contra el aeropuerto de Kabul y precisó que estaban dirigidos contra el avión del secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis, que llegó poco antes a la capital afgana.

Tres cohetes aterrizaron en la zona militar del aeropuerto internacional, aunque sin perturbar el tráfico aéreo, según el ministerio del Interior de Afganistán. Según el portavoz del ministerio, Najib Danish, las operaciones aéreas son "normales".

Los talibanes suelen disparar hacia la capital desde las colinas circundantes con cohetes de poca precisión.

Mattis, que llegó procedente de India, y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, llegaron a Kabul para reunirse con los responsables de la operación Resolute Support (RS), dirigida por el general estadounidense John Nicholson.

También sostienen encuentros con el presidente afgano, Ashraf Ghani, sobre el combate contra los talibanes y el grupo Estado Islámico (EI), activo en el este y norte del país.

Las fuerzas de Estados Unidos están desde 2001 en Afganistán. Actualmente tienen 11.000 efectivos y enviarán a otros 3.000.Washington quiere además que la OTAN aumente las fuerzas de la operación Resolute Support, que cuenta actualmente con 5.000 soldados desplegados por los países del Tratado de la Alianza Atlántica.

Mattis es el primer miembro del gabinete de Trump que visita Afganistán desde el anuncio de la nueva estrategia, consistente en mantener tropas en ese país por tiempo indeterminado.

La inesperada visita de alto nivel ocurre en momentos en que las fuerzas de seguridad afganas intentan derrotar a los talibanes, que siguen a la ofensiva desde la retirada de las tropas de la OTAN dirigidas por Estados Unidos a finales de 2014.

La insurgencia prometió convertir Afganistán en una "tumba" para las fuerzas extranjeras e incrementó sus ataques, al tiempo que mantiene el control de amplias regiones del país.

Los generales norteamericanos han considerado durante meses que la situación en Afganistán estaba "estancada" tras años de respaldo a los afganos, ayuda continua de la coalición de la OTAN y un coste total de combate y reconstrucción para Estados Unidos de un billón de dólares.

La guerra cumplirá 16 años el mes próximo, la más larga en la que haya participado Estados Unidos.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.