Saltar al contenido principal

La ONU se prepara ante la posibilidad de que todos los rohinyás se refugien en Bangladés

Anuncios

Cox's Bazar (Bangladés) (AFP)

La ONU tiene preparado un plan de emergencia humanitaria en el caso de que todos los rohinyás de Birmania se refugien en Bangladés para huir de la violencia, informó este miércoles un responsable de Naciones Unidas.

Desde finales de agosto, unos 480.000 miembros de esa minoría musulmana han abandonado el oeste de Birmania, donde son blanco de una operación del ejército birmano y milicias budistas, y buscaron refugio en el vecino Bangladés, uno de los países más pobres del sudeste asiático.

La magnitud de este éxodo desbordó tanto a Bangladés como a las organizaciones internacionales, que no se esperaban una llegada tan masiva de refugiados.

Para anticipar cualquier escenario, las agencias de la ONU acordaron un plan para tener suficientes reservas de comida ante la posibilidad de que la totalidad de la comunidad rohinyá cruce la frontera.

"Podemos afrontar la situación" si llegan hasta 700.000 personas, teniendo en cuenta los refugiados ya acogidos en Bangladés desde finales de agosto, declaró a la AFP Dipayan Bhattacharyya, del Programa Mundial de Alimentos (PMA).

Antes de la actual crisis humanitaria, Bangladés ya albergaba a unos 300.000 rohinyás en campos de refugiados insalubres en la zona de Cox's Bazar, resultado de anteriores estallidos violentos en Birmania.

Según Bhattacharyya, la situación alimentaria mejora en los campos, ya que la ayuda alcanza ahora a un mayor número de refugiados.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, que visitó esos campos el pasado fin de semana, aseguró que Bangladés necesita una ayuda internacional "masiva" para proporcionar comida y refugios a los rohinyás.

Superada por la crisis, Daca, que llevaba tiempo limitando el acceso de personal humanitario a los campos de refugiados rohinyás, autorizó esta semana la intervención de 30 ONG por un plazo máximo de dos meses.

Bangladés también pidió una ayuda de 250 millones de dólares -213 millones de euros- al Banco Mundial para afrontar las inmensas necesidades sanitarias.

La ONU considera la violencia del ejército birmano y de las milicias budistas contra esta minoría musulmana "una limpieza étnica".

El presidente francés, Emmanuel Macron, fue aún más lejos, calificando la operación en el oeste de Birmania de "genocidio".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.