Saltar al contenido principal

Birmania aplaza la visita de la ONU a zonas de enfrentamientos entre rohinyás y militares

Anuncios

Rangún (AFP)

El Gobierno birmano aplazó unos días a causa del mal tiempo la primera visita prevista de los representantes de la ONU al norte del estado de Rakáin, escenario de enfrentamientos desde hace un mes, anunció este jueves Naciones Unidas.

La organización pide desde hace semanas tener acceso a esta zona de donde han huido más de 500.000 rohinyás en las últimas semanas, escapando de una operación del ejército birmano que la ONU califica de "limpieza étnica".

"La visita organizada por el Gobierno birmano fue aplazada a la semana que viene por el mal tiempo", dijo el portavoz de Naciones Unidos en Birmania, sin precisar una fecha.

Desde que empezaron los enfrentamientos a finales de agosto, la zona norte del estado de Rakáin está controlada por el ejército y es inaccesible a las organizaciones humanitarias.

El miércoles el portavoz de la ONU Stéphane Dujarric dijo que la visita era "un primer paso". "Pero esperamos sobre todo que sea un primer paso hacia un acceso mucho más amplio y libre a la zona", añadió.

Decenas de pueblos fueron reducidos a cenizas y miles de rohinyás están presuntamente escondidos en el bosque, sin comida ni medicamentos. Cerca de 30.000 budistas e hindúes también tuvieron supuestamente que huir de los combates desde finales de agosto.

A pesar de que sigue el éxodo de los rohinyás hacia Bangladés, Birmania anunció este jueves que está dispuesta a empezar la "verificación" de los refugiados para su posible retorno a través de varios puntos de la frontera.

La cuestión del retorno ya fue evocada el 19 de septiembre por la dirigente birmana, Aung San Suu Kyi, en su discurso sobre la crisis.

La mayoría de refugiados consultados por la AFP cree imposible volver a Birmania de inmediato porque sus pueblos han sido quemados.

En Bangladés, en los campos en la frontera, las autoridades y las ONG no dan abasto para atender a los refugiados y temen la aparición de epidemias.

Los rohinyás, la población apátrida más grande del mundo, están considerados como extranjeros en Birmania, un país con más del 90% de la población budista.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.