Saltar al contenido principal

El volcán de Bali reaviva la memoria de la erupción de 1963

Anuncios

Karangasem (Indonesia) (AFP)

La última vez que el volcán Agung de Bali entró en erupción, en 1963, un río de lava destruyó la casa del entonces adolescente Gusti Nyoman Dauh y las cenizas y gas mataron a 1.600 personas en su distrito.

Cincuenta y cuatro años más tarde, cuando este volcán situado en la isla más turística de Indonesia está a punto de entrar de nuevo en erupción, Dauh, ahora abuelo, no ha dudado en abandonar su casa par refugiarse con su familia en un centro de evacuación.

Tumbado en un colchón y rodeado de todos los vestidos y objetos que pudo llevarse de su casa, Dauh, de 72 años, todavía se acuerda del día de 1963 en que escapó a la muerte.

"Eran aproximadamente las 11h30. Inmediatamente salimos corriendo. No teníamos nada a parte de la ropa que llevábamos", explica a la AFP. "Tenía miedo y estaba muy asustado. Nuestra casa quedó aplastada por la erupción, fue horroroso" recuerda.

Nengah Bunter, una mujer de 70 años que entonces tenía 17, también se acuerda de como huyó de sus casa juntos a los ocho miembros de su familia.

"El Agung llevaba tres días en erupción cuando las autoridades nos evacuaron. La lava ya había caído sobre mi casa, de la que cayeron piedras", recuerda. De noche "un terremoto lo hizo temblar todo y me fui a pie por los caminos llenos de polvo".

Otra habitante de la región, I Nyoman Lanus Kecil, de 75 años, pasó mucho miedo. "Empezó a llover ceniza y me fui corriendo. Había oído que un barco se iba a otra isla pero cuando llegué no había nada".

Hoy, gracias a los progresos tecnológicos, es mucho más fácil prepararse para una erupción. Las autoridades lanzaron la alerta el 22 de septiembre y recomiendan alejarse a al menos nueve kilómetros del cráter.

Desde agosto y por primera vez desde 1963, el volcán Agung, de poco más de 3.000 metros de altura y situado a 75 kilómetros de las dos principales localidades turísticas de Bali, Kuta y Seminyak, empezó a rugir.

Hasta ahora 122.000 personas (y también unos 10.000 animales) han sido evacuados de la zona más peligrosa hacia refugios temporales o en casa de sus familiares.

De momento se registra una intensa actividad sísmica en el volcán pero sólo sale un poco de humo blanco.

En 1963, el volcán escupía fragmentos ardientes de roca en un radio de 13 kilómetros alrededor del cráter, explica Surono, un volcanólogo indonesio que no tiene apellido. Entonces la erupción duró un año.

Este jueves la actividad del Agung seguía siendo elevada, con 125 sismos registrados entre medianoche y mediodía por el centro indonesio de vulcanología.

"La magnitud continua aumentando. Ayer [miércoles] sentimos temblores de magnitud tres", dijo Kasbani, otro vulcanólogo.

Indonesia es una de las regiones del mundo donde la actividad sísmica es más fuerte, con 127 volcanes activos. Este archipiélago del sureste de Asia está en el llamado "Cinturón de Fuego" del Pacífico, donde la colisión de placas tectónicas provoca sismos frecuentes y una intensa actividad volcánica.

En Vanuatu, un archipiélago del Pacífico situado en el mismo "cinturón", las autoridades ordenaron el jueves la evacuación obligatoria de 11.000 habitantes de una isla por la amenaza de un volcán.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.