Saltar al contenido principal

Mantienen prisión preventiva a cuatro mapuches en huelga de hambre en Chile

Anuncios

Santiago (AFP)

La justicia chilena decidió mantener en prisión preventiva a cuatro indígenas mapuches apresados hace año y medio, acusados de incendiar una iglesia y que cumplen este viernes 115 días de huelga de hambre para exigir ser juzgados bajo la legislación ordinaria y no terrorista.

El miércoles, ante el deterioro de salud de los huelguistas, el gobierno anunció que pediría la modificación de la prisión preventiva, para reemplazarla por otra medida cautelar que resguarde de mejor forma la integridad física de los acusados.

Pero en virtud de que "habrían pruebas suficientes de participación" y que la "libertad de los imputados es un peligro para la sociedad" se mantuvo la prisión preventiva que pesa sobre los cuatro huelguistas hace 15 meses, explicó a periodistas el fiscal regional de Temuco, Cristián Paredes.

"Es una decisión que lamentamos. Nuestra acción estaba amparada en la preocupación de su estado de salud", dijo la vocera del Ejecutivo Paula Narváez.

Familiares de los huelguistas concurrieron este viernes al palacio de Gobierno para solicitarle a la presidenta Michelle Bachelet que se retire el carácter terrorista de la querella que investiga el delito.

En medio de la agudización de las tensiones en la región de La Araucanía, donde se asientan la mayoría de las comunidades mapuche, los cuatro indígenas -Alfredo Tralcal y los hermanos Pablo, Benito y Ariel Trangol- iniciaron su huelga de hambre, reclamando el arranque del juicio en su contra después de casi un año y medio en prisión preventiva.

Los cuatro fueron detenidos el 10 de junio de 2016 acusados por el ataque incendiario a una iglesia evangélica en Padre de Las Casas y están siendo investigados bajo la severa ley antiterrorista, que triplica las penas respecto a la legislación ordinaria y cuya aplicación sobre mapuches ha sido fuertemente criticada por organizaciones como la ONU y Amnistía Internacional.

Uno de los huelguistas -el lonko o jefe mapuche Alfredo Tralcal- fue trasladado el miércoles hasta el hospital por una afección digestiva, mientras que Benito Trangol dejó de ingerir líquidos hace cuatro días.

Los cuatro acusados han perdido en promedio unos 23 kilos. La Fiscalía ha pedido para ellos una pena de 20 años, imputados por "amenaza con arma de fuego, maltrato a feligreses y la quema del templo" evangélico.

En los últimos cuatro años cientos de camiones han sido destruidos y decenas de templos religiosos fueron atacados en el sur de Chile en medio del conflicto entre el Estado y los indígenas mapuches, que reclaman tierras que están en su mayoría en manos de empresas forestales y colonos.

Los mapuches, gente de la tierra en su lengua nativa, fueron los primeros habitantes de Chile y parte de Argentina. Hoy están reducidos a unas 700.000 personas, de los 17,5 millones de habitantes de Chile, con niveles de pobreza mayores a los del resto de la población.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.