Veintinueve heridos, cinco graves, tras caerse una valla en un estadio en Francia

Anuncios

Amiens (Francia) (AFP)

La caída de una valla en la tribuna del equipo visitante mientras los aficionados festejaban un gol durante un partido de la Ligue 1 celebrado el sábado en el estadio La Licorne, en el norte de Francia, provocó 29 heridos, cinco de ellos graves.

Después de que Fodé Ballo-Touré se dirigió a los aficionados del Lille para celebrar el gol que acababa de marcar, éstos se lanzaron sobre la barrera que separaba la tribuna.

Decenas de ellos se fueron al suelo y fueron aplastados por sus compañeros, tras una caída de aproximadamente 1,5 metros.

"Sucedió de golpe. Ni siquiera sé quién marcó. De repente, se me vino todo encima. Ni sonidos, ni imágenes... solo recuerdo ser evacuado por los bomberos", explicó a la AFP Georges Penel, uno de los heridos.

"Noté la avalancha y después nada más", añadió.

El partido de la décima jornada de la Ligue 1 francesa fue interrumpido en el minuto 16 por el árbitro Thomas Leonard y no se reanudó.

Los periodistas de Bein Sports en el lugar, que estaban a pie de campo, hablaban de que los lesionados resultaron heridos "en las piernas y en la caja torácica".

El ministro del Interior, Gérard Collomb, anunció en Twitter la activación del 'plan NOVI', "un plan de emergencia para socorrer a un número importante de víctimas en un mismo lugar" y que "moviliza a todos los actores de la cadena de emergencias", según la información del ministerio.

En el estadio se vivieron escenas de confusión, con miembros de la Cruz Roja y bomberos realizando los primeros auxilios a los heridos, delante de los antidisturbios en el césped. Otros aficionados fueron evacuados.

El Hospital de Amiens informó a la AFP de 29 heridos, con lesiones en el abdomen, el tórax y el cráneo, cinco de ellos graves. Entre los heridos hay tres adolescentes de 17, 16 y 14 años.

La fiscalía anunció por la noche la apertura de una investigación para esclarecer por qué cedió la barrera y si hubo alguna negligencia.

"Buscamos esclarecer si hubo alguna falencia específica", indicó el fiscal Alexandre de Bosschère.

- Polémica entre los dirigentes -

El Estadio de La Licorne (Unicornio) de Amiens está en trabajos de renovación y la tribuna lateral que está situada frente a la del accidente está cerrada por obras.

El Amiens juega en la Ligue 1 por primera vez en su historia y por este motivo se prevén trabajos de renovación durante toda la temporada en su estadio, con capacidad para 12.000 espectadores e inaugurado en 1999.

Una auditoría realizada en 2016 reveló "graves peligros" en el estadio por la falta de mantenimiento por parte de las autoridades municipales (el recinto es de propiedad pública), sobre todo en su techo, ya que el estadio está prácticamente cubierto por una placas de cristal.

Uno de los trabajos que se estaban llevando a cabo era la sustitución de estas placas (unas 2.000 por tribuna) por otras de plástico rígido, menos peligrosas.

El presidente del Amiens, Bernard Joannin, rechazó toda polémica sobre el estado de la valla.

"No hay problema con la valla. Los servicios de policía nos habían prevenido que 200 ultras muy enfadados estaban en el fondo reservado al Lille. Se han lanzado de forma desordenada, más de 500 personas, sobre esta valla que estaba en perfecto estado", señaló Joannin.

El director general del Lille, Marc Ingla, calificó de "irresponsable" a Joannin, asegurando que el presidente del Amiens "parece que le falta lucidez y que se ha precipitado en sus declaraciones".

"Lo que ha pasado no tiene estrictamente ninguna relación con los trabajos del estadio", indicó por su parte Alain Gest, diputado del partido Les Républicains y presidente de Amiens Métropole, propietario del estadio.

La presidenta de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), Nathalie Boy, declaró a la AFP que el organismo organizador del campeonato hará "todo lo posible para que cosas así no se vuelvan a ver en un estadio" y que se personará como parte civil en un eventual proceso.

La alcaldesa de Lille, Martine Aubry, quiso calmar los ánimo.

"Dejemos las polémicas sobre el accidente. Pensemos primero en los heridos y esperemos los resultados de la investigación", dijo en Twitter.