Bruselas llama a pasar "rápidamente" de la "confrontación al diálogo" en Cataluña

Anuncios

Bruselas (AFP)

La Comisión Europea urgió este lunes a Madrid y Barcelona a pasar "rápidamente de la confrontación al diálogo", al día siguiente de las cargas policiales contra manifestantes registradas durante la celebración de un referéndum de independencia en Cataluña, prohibido por la justicia española.

"Llamamos a todos los actores pertinentes a pasar rápidamente de la confrontación al diálogo", aseguró en rueda de prensa el portavoz del Ejecutivo comunitario, Margartis Schinas, quien agregó que "la violencia nunca puede ser un instrumento en política".

Ante las recurrentes preguntas de la prensa durante las semanas previas al referéndum, Bruselas había descartado pronunciarse más allá de reiterar su respeto a la justicia y parlamento españoles, y destacar que se trata de "un asunto interno de España".

Sin embargo, la respuesta policial de Madrid para impedir el referéndum con decenas de heridos, según el gobierno catalán, el tabú sobre Cataluña se empezó a quebrar en la UE y jefes de gobierno, como el belga Charles Michel o el esloveno Miro Cerar, llamaron a un "diálogo" entre Madrid y Barcelona.

El presidente catalán, Carles Puigdemont, urgió en la noche del domingo directamente a la UE a actuar, asegurando que la situación en este región del noreste de España es "un asunto de interés europeo". "La Unión Europea ya no puede continuar mirando hacia otro lado", advirtió.

El Parlamento Europeo, reunido en sesión plenaria a partir de este lunes en Estrasburgo (noreste de Francia), podría también abordar la situación en Cataluña, si la propuesta de debate presentada por el grupo ecologista prospera.

Tras subrayar que el referéndum "no fue legal" en virtud de la Constitución española, Margaritis reiteró la llamada 'doctrina Prodi', que estipula que una nueva región independiente, por el hecho de su independencia, se convertirá en un tercer Estado en relación a la Unión.

Además, el portavoz descartó un eventual rol de mediación del ejecutivo comunitario, ya que "la Comisión no tiene ningún papel que desempeñar en este momento". "Es a las partes implicadas a las que llamamos al diálogo", agregó.

Según el Ejecutivo catalán, el sí a un "Estado independiente en forma de república" se impuso con un 90%, es decir 2,02 millones de votos, y una tasa de participación del 42,3%. Tras esto, Puigdemont, aseguró que los catalanes se ganaron "el derecho a tener un Estado independiente".