Los errores del capitán causaron el naufragio de El Faro

Anuncios

Washington (AFP)

El naufragio del buque mercante estadounidense El Faro, que se hundió en 2015 con sus 33 tripulantes, se debió a errores del capitán y a la negligencia de la propietaria del barco, según un informe de la Guardia Costera difundido este domingo.

El Faro, de 225 metros de eslora y construido en 1975, viajaba con varios centenares de contenedores y automóviles desde Jacksonville (Florida) hacia San Juan (Puerto Rico), con 28 estadounidenses y cinco polacos a bordo.

En la madrugada del 1 de octubre, golpeado por el huracán Joaquín de categoría 4, de una máxima de 5, con sus vientos de hasta 225 km/h y olas de 15 metros, la nave dio cuenta en un contacto con tierra firme de haber controlado una entrada de agua, de una pérdida de propulsión y de una inclinación de 15 grados. Luego, no se supo nada más.

El barco había sido encontrado a inicios de noviembre a más de 4.500 metros de profundidad, pero no fue sino hasta agosto de 2016 que la caja negra fue recuperada y analizada.

Exactamente dos años después del siniestro, el más grave accidente marítimo en Estados Unidos en más de tres décadas, el informe de la investigación llevada desde entonces por los guardias costeros estadounidenses es severa contra el capital de El Faro, Michael Davidson, de 53 años.

"El capitán no se dio cuenta de la gravedad de la amenaza que significaba la entrada de agua" en pleno huracán, indicó el informe.

"No tomó las medidas apropiadas teniendo en cuenta la gravedad de la situación a bordo", agrega el documento de 200 páginas, subrayando que Davidson debió haber "alertado a la tripulación y hacer los preparativos para abandonar el navío".

El informe también señaló que la operación de búsqueda y rescate de la Guardia Costera fue impactada por el hecho de que cuando Davidson finalmente tomó la decisión de abandonar el barco, no informó a tierra firme para cambiar su mensaje anterior de que permanecerían en el navío.

Agregó que la compañía propietaria del barco, Tote Maritime, no vigiló correctamente la evolución del huracán en los radares y destacó que los botes salvavidas a bordo no habrían podido soportar un mar tan agitado.

El informe recomienda a la justicia infligir una multa a Tote Maritime, pero no sugiere ninguna acusación penal.

La familia de un miembro de la tripulación demandó ante un tribunal de Jacksonville (Florida) a la propietaria del barco, a la que acusa de "negligencia", y reclama 100 millones de dólares en daños.