Comienza juicio contra libio acusado de atentado contra legación de EEUU en Bengasi

Anuncios

Washington (AFP)

Un libio acusado de liderar el ataque del 11 de septiembre de 2012 contra un complejo diplomático de Estados Unidos en Bengasi, que dejó cuatro muertos, entre ellos el embajador, compareció este lunes ante una corte federal en Washington.

Mientras la fiscalía presentó a Ahmed Abu Jattala como el cerebro del ataque, su defensa dijo que era un simple testigo.

Jattala enfrenta 18 cargos criminales, entre ellos asesinato y asociación terrorista, pasibles de una cadena perpetua.

Vistiendo camisa y una larga barba blanca, Jattala, de 46 años, compareció el primer día del juicio con un audífono que le permitió seguir la audiencia con una traducción al árabe.

De acuerdo con la acusación, Jattala lideró un grupo de unos 20 hombres en el ataque, provocando incendios en edificios del complejo diplomático, incluyendo en el que se encontraba el embajador Christopher Stevens y un funcionario del servicio exterior, que murieron. Stevens fue el primer embajador ultimado desde 1979.

Poco después, ultimaron a dos contratistas estadounidenses en un ataque contra una instalación cercana de la CIA.

"John Christopher Stevens sufrió la muerte en medio del espeso humo negro", dijo John Crabb, el abogado de la fiscalía.

Jeffrey Robinson, abogado de Jattala, en tanto, afirmó que "cuatro estadounidenses murieron cumpliendo servicio para su país. Pero Abu Jattala no es el responsable de esta tragedia".

El defensor describió a su cliente como un hombre religioso y conservador, "un patriota libio" que luchó "junto a estadounidenses" contra el régimen del dictador Muamar Gadafi, derrocado en 2011.

El día del ataque, Jattala "fue al lugar para ver qué pasaba", explicó Robinson.

Los estadounidenses que sobrevivieron ya se habían ido, y él "entró y salió (del complejo), la puerta estaba abierta", agregó.

El ataque causó conmoción y se convirtió en un amarga lucha política: los republicanos intentaron achacar a la entonces secretaria de Estado Hillary Clinton -y luego candidata presidencial demócrata- la responsabilidad de lo ocurrido.