Dimite la ministra holandesa de defensa por la muerte de dos cascos azules en Malí

Anuncios

La Haya (AFP)

La ministra de defensa holandesa dimitió este martes tras la publicación de un informe sobre los fallos que causaron el año pasado la muerte de dos cascos azules holandeses en Malí durante un ejercicio.

"Soy responsable políticamente y asumo mi responsabilidad", declaró Jeanine Hennis al cabo de cuatro horas de debate ante la Cámara Baja del Parlamento.

"Ceso como ministra de Defensa", añadió antes de presentar su dimisión al rey Guillermo Alejandro.

En julio de 2016, dos soldados murieron y otro resultó gravemente herido durante un ejercicio en Kidal, en el noroeste de Malí, cuando un obús explotó de forma inesperada.

Holanda participa desde abril de 2014 en la Misión de la Onu en Malí (Minusma), que intervino en el país africano a raíz de una operación internacional contra grupos yihadistas asentados allí, lanzada a iniciativa de Francia.

En su informe oficial sobre el accidente, la oficina holandesa de investigación para la seguridad descubrió que los militares utilizaban unos obuses comprados en 2006.

Esos proyectiles tenían elementos frágiles en su concepción, y "la humedad podía penetrar" en su interior, según el informe. Sumada al calor, ésta volvió "esas sustancias explosivas muy inestables y sensibles a los golpes", añadió.

El día del accidente, el obús explotó mientras descendía en el mortero, y no en el momento del disparo, precisaron los investigadores.

"En varias ocasiones los riesgos de seguridad no se reconocieron o midieron bastante (...) Es inaceptable", declaró Hennis.

El comandante de las fuerzas armadas, Tom Middendorp, también decidió abandonar sus funciones, indicó la ministra.

Hennis dimitió a pocos días del anuncio de un nuevo Gobierno, en el que se esperaba que desempeñara un papel central.