Los "Ernesticos" de Santa Clara, frente al glorioso legado del "Che" en Cuba

Anuncios

Santa Clara (Cuba) (AFP)

Santa Clara, en el centro de Cuba, es considerada la ciudad del "Che" Guevara, pero es también la de los "Ernesticos", jóvenes que llevan el nombre del guerrillero y la pesada responsabilidad de perpetuar su legado.

Cada año en la maternidad Mariana Grajales de esta "heroica ciudad", ese honor es otorgado al primer niño nacido el 14 de junio, fecha de nacimiento de Ernesto Guevara en 1928. Si los padres están de acuerdo, uno de los dos nombres del recién nacido será Ernesto.

Desde 1992, han sido bautizados 24 "Ernesticos", sin que hasta la fecha ese honor haya sido rechazado. En Santa Clara, donde Guevara libró una batalla decisiva en 1958, no se bromea con el culto al guerrillero argentino-cubano.

"El Che es emblemático acá, está en todos y nos convoca", asegura Noris Cárdenas, directora del Memorial Ernesto "Che" Guevara, que desde 1997 guarda los restos del guerrillero, ejecutado hace 50 años en la selva boliviana. El lugar será el centro de las ceremonias conmemorativas el próximo domingo.

- "Un peso", a veces -

Cada mañana, los escolares cubanos hacen el juramento de "seremos como el Che", pero los "Ernesticos" de Santa Clara asumen un compromiso que va mucho más allá de la simple profesión de fe.

Lázaro Ernesto tiene apenas 12 años, pero asegura a la AFP haberse impuesto una estricta línea de conducta desde que tomó conciencia del legado del Che.

"Comportarme bien, estudiar, ser honesto, ser bueno con mis compañeros y mi familia", enumera Lázaro, bajo la mirada vigilante de su madre, Mayelin Morán, ama de casa de 40 años.

Muy tímido, este fanático del delantero Lionel Messi -natural de Rosario (Argentina) al igual que el Che- dice sentirse "orgulloso de llamarse como" el guerrillero, pero confiesa que el miedo escénico lo embarga cada 14 de junio, cuando sus compañeros de escuela lo felicitan por su cumpleaños.

Daniel Ernesto asume la fama con mayor serenidad. A sus 24 años, es el segundo de los "Ernesticos" y el decano de los que aún viven en Santa Clara.

Informático en el hospital pediátrico de la ciudad, este ferviente coleccionista de camisetas con la imagen del Che, se acostumbró a ser reconocido, después de la publicación de artículos o la difusión de reportajes. Pero admite que "intentar estar a la altura" del Che a veces "puede ser un peso".

- Una "Celia" entre "Ernesticos"-

Los jóvenes son convocados regularmente para ceremonias oficiales en la provincia y se reúnen cada 14 de junio para honrar a su guerrillero favorito.

"Tiene que ver con marcar el legado del Che en el tiempo, pero sobre todo contribuir a la formación de las nuevas generaciones desde los valores que ha dejado el Che en nuestra historia", explica a la AFP Felicia Lara, de la Universidad Pedagógica de Santa Clara.

Actualmente encargada del programa "Ernesticos", que coordina la universidad, ella insiste en la importancia que tiene para los jóvenes incorporar las principales cualidades del guerrillero, como la honestidad y el humanismo, aunque precisa que no se trata de exigirles lo imposible.

"Son herederos, niños de la ciudad que se distinguen por llevar el nombre de Ernesto, y (...) por sus cualidades morales, éticas, pero sin exigir que sean más allá de lo que es simplemente un niño, un adolescente o un joven", advierte Lara y subraya con orgullo que "nunca hemos sido decepcionados por un Ernestico".

Por definición, todos los "Ernesticos" son varones, pero Lara recuerda cómo se vieron en aprietos hace 17 años, tras descubrir que un recién elegido tenía una hermana gemela. El dilema quedó resuelto cuando los padres aceptaron nombrarla Celia, en homenaje a la revolucionaria Celia Sánchez, mano derecha de Fidel Castro fallecida en 1980.