Irán y Turquía se unen contra las aspiraciones de independencia del Kurdistán iraquí

Anuncios

Teherán (AFP)

Irán y Turquía se unieron este miércoles frente a las aspiraciones de independencia del Kurdistán iraquí durante una visita del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, a Teherán.

"Algunos dirigentes de la región del Kurdistán iraquí tomaron decisiones erróneas que tienen que ser compensadas", dijo el presidente iraní, Hasán Rohani, tras haberse reunido con Erdogan, que no visitaba el país desde 2015.

"Irán, Turquía e Irak están obligados a tomar medidas serias y necesarias", añadió en referencia a las represalias anunciadas por los tres países tras el referéndum de independencia del 25 de septiembre en el Kurdistán iraquí.

Turquía e Irán, que tiene importantes minorías kurdas, temen un efecto de contagio y condenaron la consulta organizada por las autoridades de la región autónoma.

Ambos países, junto a Irak, ya están aplicando un bloqueo aéreo al Kurditán iraquí e Irán ha congelado además los intercambios petroleros.

Recep Tayyip Erdogan amenazó con medidas "más severas" al Kurdistán iraquí y aseguró que la región no irá a "ninguna parte" y se quedará "aislada", según la traducción en persa de sus declaraciones transmitida por la televisión iraní.

El 'sí' ganó por gran mayoría en el referéndum del 25 de septiembre pero las autoridades kurdas dieron a entender que no quieren declarar todavía la independencia.

Sobre el conflicto en Siria, Turquía apoyo a los rebeldes que luchan contra el presidente Bachar al Asad, apoyados militarmente por Irán.

A pesar de ello Rohani y Erdogan insistieron en la importancia de las negociaciones lideradas por sus países y Rusia ?que también apoya a Asad? para lograr la paz en Siria.

"Desde este punto de vista [de Irán y Turquía], Irak y Siria son entidades indivisibles e independientes. No aceptamos los cambios" de frontera, añadió Rohani.

Los dos presidentes también pidieron mejorar sus intercambios comerciales para llevaros a 30.000 millones dólares en 2018.

En particular, Irán y Turquía quieren comerciar con sus monedas nacionales (sin utilizar una moneda externa como el dólar o el euro), lo que podría ayudar a Irán a salir del aislamiento provocado por las sanciones estadounidenses.