Tillerson afirma que nunca ha pensado en renunciar a su cargo

Anuncios

Washington (AFP)

El secretario estadounidense de Estado, Rex Tillerson, afirmó este miércoles que nunca pensó en renunciar a su cargo, reaccionando así al cruce de versiones que señalaban una creciente tensión en su relación con el presidente estadounidense, Donald Trump.

"Nunca me pasó por la cabeza considerar la posibilidad de irme", dijo Tillerson en el departamento de Estado, aunque se negó a comentar reportes según los cuales habría llamado "estúpido" a Trump en una conversación con asesores.

De acuerdo con un reporte de la red NBC, Tillerson estuvo al borde de presentar su renuncia en junio, y las tensiones en su relación con la Casa Blanca habrían motivado una mediación pacificadora del vicepresidente, Mike Pence.

No obstante, Tillerson negó esa versión.

"El vicepresidente nunca me persuadió a permanecer como Secretario de Estado porque nunca consideré dejar este puesto", afirmó.

"Mi compromiso con el éxito de nuestro presidente y de nuestro país es tan fuerte como el día en que acepté ser el secretario de Estado", aseguró.

Con referencia a la noción de que haya calificado a Trump como un "estúpido", Tillerson dijo que esa versión se propone "dividir al país. Y yo no quiero hacer parte de este esfuerzo de dividir al gobierno".

En días recientes, Tillerson fue mencionado de forma desfavorable en mensajes de Trump en Twitter.

En uno de ellos, por ejemplo, el presidente afirmó que Tillerson estaba "perdiendo el tiempo" al tratar de negociar una salida diplomática a las difíciles relaciones con Corea del Norte.

"No te preocupes, Rex, haremos lo que tengamos que hacer", añadió el presidente, en un mensaje que en Washington fue interpretado como una tentativa de poner al magnate petrolero convertido en secretario de Estado lejos de las decisiones centrales del gobierno.

Ya durante la pasada Asamblea General de la ONU, los rumores indicaban que la Casa Blanca vería con buenos ojos un alejamiento de Tillerson para dejar su lugar a la actual representante de Estados Unidos en el Consejo de Seguridad, Nikki Haley.