Fuertes lluvias dejan muertos y desaparecidos en Costa Rica

Anuncios

San José (AFP)

Las intensas lluvias que azotan a Costa Rica dejaron dos muertos y al menos seis desaparecidos, mientras comunidades enteras quedaron aisladas y carreteras bloqueadas, anunciaron las autoridades.

El gobierno ordenó la suspensión de clases en todas las escuelas del país y dio asueto a los servicios públicos no esenciales, mientras los cuerpos de socorro se desplazaban por todo el territorio para atender emergencias.

"La lluvia ha tenido fuertes impactos en todo el país, especialmente en el Pacífico norte y central y el Valle Central. Tenemos confirmación de al menos dos fallecidos y varias personas desaparecidas que están siendo buscadas por los cuerpos de auxilio", declaró el presidente Luis Guillermo Solís en conferencia de prensa.

Las víctimas fatales son dos trabajadores agrícolas nicaragüenses que vivían en una finca en la localidad oriental de Llano Grande de Cartago.

Los desaparecidos fueron reportados en diferentes zonas del Pacífico y sur del país.

En Nicaragua, el gobierno ordenó la suspensión de clases en todo el territorio nacional, que se mantiene bajo alerta amarilla en prevención a los posibles efectos de la tormenta, anunció el asesor presidencial para temas de educación, Salvador Vanegas.

- Tormenta Nate -

Las inclemencias son provocadas por la tormenta tropical Nate en el Caribe, que en la mañana de este jueves se ubicaba frente a Puerto Cabezas, en Nicaragua, dijo Juan Carlos Fallas, director del Instituto Meteorológico Nacional de Costa Rica.

Adelantó que el mal tiempo continuaría el viernes, mientras que en la provincia costarricense noroccidental de Guanacaste, una de las más afectadas por las inundaciones, seguiría hasta el sábado.

El aeropuerto internacional de la provincia de Guanacaste, uno de los principales en la recepción de turistas, se mantuvo en operación aunque fueron cancelados dos vuelos procedentes de Atlanta y Houston, así como todos los vuelos internos hacia esa terminal, informó el gobierno.

Más de 80 albergues fueron habilitados en Costa Rica y ya hay más de 5.000 personas que debieron abandonar sus casas por inundaciones o riesgo de deslave, indicó Iván Brenes, director de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE).

Los cantones sureños de Pérez Zeledón y Buenos Aires quedaron aislados por la inundación de las rutas de acceso, señaló Brenes.

La CNE dijo que ha recibido más de 8.700 reportes de incidentes por inundaciones, deslizamientos y fuertes oleajes en el Pacífico.

"Las lluvias van a continuar, los suelos están saturados y persiste el peligro de terraplén o crecidas de ríos", adelantó Brenes, al llamar a la población a mantenerse atenta a los riesgos a su alrededor y acatar los llamados a evacuar.

Entre tanto, el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) sacó de operación seis plantas hidroeléctricas como medida de seguridad ante el aumento de caudal de los ríos y la sedimentación que arrastran, anunció el organismo estatal.

El fenómeno se produce antes del partido entre Costa Rica y Honduras por la clasificatoria de Concacaf al Mundial de fútbol Rusia-2018. Inicialmente no ha habido una decisión de suspender el encuentro programado para la noche de viernes.