Policía y Ejército realizan otro megaoperativo en una favela de Rio

Anuncios

Río de Janeiro (AFP)

Un millar de policías y soldados realizan desde la madrugada del viernes un megaoperativo en una favela al norte de Rio de Janeiro, donde se presume se esconden traficantes involucrados en los recientes episodios de violencia en Rocinha, la mayor favela de la ciudad.

Con el apoyo de tanques blindados, el operativo de las Fuerzas Armadas de Brasil seguía desarrollándose por la mañana en la comunidad de Morro dos Macacos, enclavada en el barrio de Vila Isabel, con el objetivo de detener a 31 presuntos traficantes, informó la Secretaría de Seguridad de Rio.

Los militares cercaron la favela, ubicándose en puntos estratégicos, mientras que los efectivos de la Policía Civil y Militar se encargan de capturar a los delincuentes, todo en medio de requisas constantes a los vecinos.

Hasta ahora se realizaron once detenciones, según las autoridades.

El megaoperativo se da dos semanas después de que 950 soldados tuvieran que ir a reforzar la seguridad de Rocinha, vecina a los ricos barrios del sur de Rio, donde la violencia se había desatado después de que narcotraficantes intentaran invadir la comunidad para disputar el control de la venta de drogas a un grupo rival.

El gobierno retiró los soldados la semana pasada, considerando que la situación estaba "estabilizada" y prometió hacer un patrullaje policial reforzado con 500 hombres cada día.

Las autoridades creen que en Morro dos Macacos están miembros de uno de esos grupos rivales que huyeron de Rocinha a través de la montaña debido a los operativos.

Estos delincuentes "no solo participaron en la primera invasión (a Rocinha), sino que ellos son, en realidad, la segunda comunidad más importante de la facción 'Amigos dos Amigos' (ADA) en la zona norte. Entonces, existe la posibilidad de que esta comunidad realmente les sirva de base para una futura invasión", dijo el delegado policial Marcos Vinícius Braga a GloboNews.

Mientras el operativo se desarrollaba en el norte, los tiroteos seguían en Rocinha con al menos dos muertos, según la prensa local.

Un año después de haber sido sede los Juegos Olímpicos, la "Cidade Maravilhosa" sufre una nueva ola de violencia en medio de la bancarrota estatal.

Los tiroteos son habituales, especialmente en las favelas, donde viven casi dos de los seis millones de habitantes que tiene la ciudad.

Debido a todo esto, el gobierno envió hace dos meses 8.500 militares a reforzar la seguridad en Rio.