Saltar al contenido principal
ESPAÑA

Traslado de empresas en Cataluña, ¿comienzo del Catalexit?

Caixabank es una de las empresas que ya decidieron trasladar su sede social fuera de Cataluña.
Caixabank es una de las empresas que ya decidieron trasladar su sede social fuera de Cataluña. Yves Herman / Reuters
2 min

La perspectiva de una declaración de independencia de la comunidad autónoma ha motivado el traslado de empresas de varios sectores que no quieren quedarse por fuera del paraguas europeo.

Anuncios

De acuerdo con un estudio del banco holandés ING, un Catalexit, como se denomina la independencia de España, podría tener más impactos negativos que el Brexit. El ING preveía una incertidumbre que podría tener efectos en el consumo de los hogares y en la actividad empresarial.

Incluso antes de una declaración de independencia, uno de estos efectos ya se está viendo. Son varias las empresas que han anunciado el traslado de su sede social fuera de Cataluña. Entre los más significativos son el Banco Sabadell y Caixabank, no solo por ser catalanes sino por su importancia en el sector bancario. Sabadell el jueves y Caixabank el viernes, anunciaron su traslado fuera de Cataluña para garantizar la protección que brinda la regulación del Banco Central Europeo.

Y es que una de las primeras consecuencias de una eventual independencia de Cataluña sería la salida inmediata de la Unión Europea. Dado que los países de la eurozona son los grandes inversionistas y a la vez destino de las exportaciones de Cataluña, dejar de pertenecer a este grupo se presenta como un panorama desconocido e incierto.

Muchas empresas no quieren quedarse para averiguar qué pasaría. Además de Sabadell y la Caixa, empresas como Oryzon, Eurona, Gas Natural Fenosa y Service Point ya han decidido trasladarse también. Para facilitar esta fuga, el gobierno español aprobó el viernes un decreto que simplifica el trámite de traslado de las empresas.

En este contexto, el ex president de la Generalitat, Artur Mas, en entrevista con Financial Times, dijo que Cataluña no estaba preparada para una independencia real, entre otras razones, porque no realiza la recaudación de sus propios impuestos. También cauteloso, el conceller de Empresa de la Generalitat, Santi Vila, afirmó que había que darle una última oportunidad al diálogo.

La economía catalana no es la única perjudicada por la inestabilidad política. Según el FMI, aunque la perspectiva de crecimiento económico de España todavía es fuerte, “la prolongación de las tensiones y la incertidumbre relacionadas con Cataluña pueden pesar en la confianza y en las decisiones de inversión”.

La bolsa española ya ha sentido los efectos de la tensión catalana. El Ibex 35 cayó 1,85% durante la última semana. El único repunte lo experimentó el jueves, luego de que un informe de Bloomberg revelara que algunos líderes independentistas buscan dilatar la declaración de independencia para buscar más margen de negociación con el gobierno español.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.