Saltar al contenido principal

Los rebeldes rohinyás afirman que su alto el fuego cesará el lunes

Anuncios

Rangún (AFP)

Los rebeldes rohinyás, cuyos ataques en Birmania desataron una campaña de represión del ejército, afirmaron este sábado que el alto el fuego unilateral de un mes que declararon el 10 de septiembre terminará el lunes por la noche.

En un comunicado publicado en Twitter, el Ejército de Salvación del Arakán (ARSA) dijo que la tregua se acabará el 9 de noviembre a medianoche.

"La tregua (...) se decidió para permitir a los actores humanitarios que evaluaran y respondieran a la crisis humanitaria en Arakán (el otro nombre del estado birmano de Rakáin)", en el oeste del país, según ese comunicado. "Sí, en cualquier momento, el gobierno birmano se muestra abierto a la paz, entonces el ARSA la acogerá favorablemente y reaccionará con reciprocidad".

Una serie de ataques del ARSA contra decenas de puestos fronterizos birmanos el 25 de agosto desencadenó una operación del ejército birmano en Rakáin, que provocó la huida de medio millón de refugiados rohinyás hacia el vecino Bangladés.

Los miembros de esa minoría musulmana, la mayor población apátrida del mundo, son tratados como extranjeros en Birmania, un país donde el 90% de la población es budista.

En los campos de refugiados de ese país, el final del alto al fuego se valoraba con cierta circunspección. Algunos rohinyás temían un nuevo estallido de violencia que incrementaría el éxodo hacia Bangladés, uno de los países más pobres de la región.

"El ejército (birmano) y el ARSA deberían sentarse a la misma mesa. La solución está en la negociación, no las masacres y las mutilaciones mutuas", dijo Mohamed Idriss, refugiado del campo de Kutupalong.

La ONU considera que el ejército birmano y las milicias budistas llevan a cabo una limpieza étnica contra los rohinyás.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.