ESPAÑA

Continúan las manifestaciones a favor de la unidad de España

Manifestantes protestan en Barcelona pidiendo la unidad de España.
Manifestantes protestan en Barcelona pidiendo la unidad de España. Eric Gaillard / Reuters.

Ciudadanos salen a las calles de Barcelona este domingo para pedir al gobierno de Carles Puigdemont que renuncie a la declaración unilateral de independencia.

Anuncios

En una nueva jornada, miles de personas que están a favor de la unidad de España han inundado las calles de Barcelona. Argumentan que la independencia de Cataluña traería consecuencias negativas en materia social y económica no solo para la región sino para el país entero.

“Vemos una válvula de presión para la sociedad que no conduce a ningún avance”, asegura Daniel, un británico residente en Barcelona.

Por su parte, Juliana Prats Roch, quien este domingo ha salido a manifestarse en Barcelona, indica que espera “que no suceda nada porque Cataluña va a perder mucho. Muchas empresas están saliendo de aquí y aún no se ha declarado la independencia. Imagine lo que pasará cuando se declare”.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, indicó una vez más que no negociará con la Generalitat hasta que sus líderes vuelvan a la legalidad y resaltó que "bajo el chantaje no se puede construir nada".

De igual forma, el mandatario reiteró que el Ejecutivo hará todo lo que esté en sus manos para mantener la unidad de España.

Consecuencias de la separación catalana de España

En los últimos días, la economista jefa de la misión del Fondo Monetario Internacional enviada a España, Andrea Schaechter, aseguró que aunque las perspectivas económicas para España son positivas, si se prolonga la tensión política en Cataluña se podría afectar “la confianza de la inversión y el consumo”.

Y es que la incertidumbre causada por la posible declaración unilateral de independencia del Govern ya afecta la economía de la región, desde donde varias empresas han decidido trasladar su sede social a otras partes de España.

De acuerdo con la ley española de Sociedades de Capital, independientemente de las ciudades donde operen, las empresas deben registrar su sede social "en el lugar en que se halle el centro de su efectiva administración".

Esta semana, el Consejo de Ministros de España aprobó un decreto para agilizar el cambio de domicilio social de las empresas. Previamente, la ley estipulaba que “salvo disposición contraria de los estatutos” el órgano administrativo de las compañías podía determinar el cambio de su domicilio social a cualquier parte del país.

Ahora, tras la medida adoptada por los ministros españoles, el traslado inmediato de la sede social podrán realizarlo todas las compañías que lo deseen, por solicitud del órgano administrativo y sin requerimiento del aval de la junta de accionistas, excepto si en los estatutos está expresamente indicado que el consejo de administración no es competente para realizar la petición.

Un Estado catalán dentro de la Unión Europea

El portavoz de la Comisión Europea, Margaritis Schinas, expuso que si Cataluña se convierte en un Estado autónomo dejaría de ser parte de la Unión Europea en tres años.

"Sobre el procedimiento cuando una región se convierte en autónoma, independiente, cómo se sitúa ante la UE, nuestra posición que es bien conocida, es la de 2004 desde los años de Romano Prodi -conocida como la doctrina Prodi- es todavía de aplicación".

Es por ello que la independencia de Cataluña forzaría al nuevo Estado a solicitar la adhesión al bloque como candidato, lo que conlleva un largo y estricto proceso.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24