EUROPA

Emergencia en Portugal por seis incendios masivos

Un helicóptero combate un incendio en el pueblo de Ca, en el Centro de Portugal. 6 de octubre de 2017
Un helicóptero combate un incendio en el pueblo de Ca, en el Centro de Portugal. 6 de octubre de 2017 Paulo Cunha/EFE

Más de 1.300 bomberos combaten focos de fuego en el centro y en el norte del país. Aunque no hay reportes de personas fallecidas o heridos, seis aldeas tuvieron que ser evacuadas por el avance de las llamas.

Anuncios

La Autoridad Nacional de Protección Civil lusa informó sobre el avance de seis conflagraciones. La que más preocupa, afecta al municipio de Pampilhosa da Serra, ubicada en el centro del país. Allí, fueron desplegados 570 bomberos, cerca de 170 vehículos de apoyo y tres aparatos de aviación.

El primer incendio inició en la noche de este viernes y, hasta el momento, tiene seis frentes activos, que -por su peligrosidad- obligaron a bloquear el paso en tres carreteras y a evacuar a los residentes de seis aldeas.

El secretario de Estado de Administración Interna, Jorge Gomes, visitó la zona afectada y señaló que, en su opinión, varios de los siniestros tienen "origen criminal". Sin embargo, explicó que por ahora no tiene como comprobar su teoría.

Otro incendio que preocupa por su gran magnitud, es el que se combate en el municipio de Mortágua. En esa región del país europeo trabajan más de 300 miembros del cuerpo de bomberos, que intentan controlar dos frentes activos.

En la localidad de Alvaiázere, en el centro de Portugal, están desplegados 285 bomberos. El personal combate el siniestro, formado durante la tarde de este sábado.

Finalmente, las autoridades del país también están atentas al desarrollo de otros tres grandes incendios, de menor dimensión, en los municipios norteños de Braganza, Ribeira de Pena y Vila Nova de Paiva.

Por la emergencia, el Gobierno portugués decidió prolongar hasta el 15 de octubre el período crítico de incendios forestales que normalmente concluye el 30 de septiembre. Factores favorecedores de este cambio son la falta de precipitaciones y la consecuente sequía en el país.

Este no es el primer desafío por conflagraciones que debe atender el gobierno portugués en 2017. Entre enero y septiembre de este año, más de 215.900 hectáreas forestales ardieron en la nación. Esa cantidad representa un 174% más que la media de los últimos diez años, según datos del Instituto de Conservación de la Naturaleza y los Bosques en Portugal.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24